Reino Unido: En libertad predicador yijhadista

Se trata del «asesor espiritual» de unos de los terroristas del 7 de julio que sembraron la muerte en el metro de Londres. Un hombre de éxito que congrega a los creyentes con sus sermones en distintas mezquitas británicas:

His trial heard recordings of el-Faisal, Jamaican by birth but living in Stratford, east London, praising Osama bin Laden. ‘You have to learn how to shoot and fly planes and drive tanks,’ el-Faisal told those who attended his lectures. ‘Jews,’ el-Faisal said, ‘should be killed… as by Hitler.’

«Tenéis que aprender a disparar, a pilotar aviones y a conducir tanques». «Hay que acabar con los judíos… como Hitler».

La religión de la paz en acción, y ahora en libertad.

The Observer | UK News | Cleric who urged jihad to be freed from

3 comentarios

  1. Equivocada estrategia en la lucha contra el terrorismo islámico. No se puede dejar en libertad a quien predica el odio desde una mezquita.

    La lucha antiterrorista se tiene que luchar en muchos frentes. El militar es importante pero no el único. Hay que reformar las leyes en todos los países Occidentales para poner fuera de la ley a toda organización que predique el odio. A toda mezquita que sirva de soporte material o espiritual para cometer actos terroristas. Las leyes deben permitir la expulsión de individuos extranjeros que hagan apología del terrorismo.

    Parece que en Londres no tomaron nota del brillante e histórico discurso de Winston Churchill ante la cámara de los Comunes el 13 de mayo de 1940:

    «Tenemos ante nosotros una prueba de la más penosa naturaleza. Tenemos ante nosotros muchos, muchos, largos meses de combate y sufrimiento. Me preguntáis: ¿Cuál es nuestra política?. Os lo diré: Hacer la guerra por mar, por tierra y por aire, con toda nuestra potencia y con toda la fuerza que Dios nos pueda dar; hacer la guerra contra una tiranía monstruosa, nunca superada en el oscuro y lamentable catálogo de crímenes humanos. Esta es nuestra política».

    «No tengo nada más que ofrecer que sangre, esfuerzo, lágrimas y sudor».

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*