18.000 policías protegen al Papa en Turquía

A pesar de los gestos reconciliadores: el miedo a los atentados está presente siempre

El Papa Benedicto XVI ha viajado hoy Turquía por cuatro dias. Las medidas de seguridad son más rigurosas que durante la visita de Bush hace dos años

El domingo y ayer protestaron miles de turcos contra la visita. Mehmet Ali Agca solicitó un día de vacaciones de prisión para hablar con el Papa

La visita del Papa es controvertida, muchos turcos creen que los cristianos quieren ir a convertir al país al cristianismo

El Papa se encontrará mañana con el jefe de la iglesia ortodoxa griega, Bartolomeo I.

El presidente turco Erdogan no quería recibir al Papa, pero tras las críticas masivas hoy ha ido a recibirlo al aeropuerto. Su avión fue escoltado por F-16 de las Fuerzas Armadas turcas en cuanto llegó a su espacio aéreo.

Durante la visita del Papa, Ankara, Estambul y Esmirna parecen una fortaleza. Grupos de francotiradores acechan sobre los techos. Elicópteros de policía circulan sobre las ciudades. 18.000 policías deben velar por la seguridad. 

En tierra, un vehículo equipado con un interceptor de frecuencias ha acompañado a los dos coches blindados de la comitiva del Pontífice, que no ha utilizado su tradicional ‘Papamóvil’. Todo ello recibe el calificativo de operativo ‘Tipo A’, parecido al que tuvo Bush en junio de 2004, pero más amplio.

Un equipo de operaciones especiales ha ocupado la zona del aeropuerto y desplegó un amplio operativo en busca de posibles explosivos colocados en los caminos que pudiera tomar el Papa. De hecho, la Policía local preparó dos rutas diferentes para trasladar a Benedicto XVI desde el aeropuerto hasta el Mausoleo de Ataturk, padre de la Turquía moderna.

Dormirá en la Nunciatura y no en el palacio presidencial donde suelen pasar la noche los jefes de Estado que visitan Turquía, un hecho que no ha sentado bien a las autoridades locales.

Mientras, en Estambul, donde Benedicto XVI estará casi tres días, la Policía ya ha adelantado que algunas calles serán cortadas al tráfico y que recibirán la ayuda de unos 750 policías adicionales venidos de otras provincias.

A su alrededor, contará con un «triple círculo de seguridad» junto a su propio equipo de guardaespaldas. Además, en cada una de sus paradas se colocará un equipo de francotiradores de alta precisión, expertos en desactivación de explosivos, policías antidisturbios y agentes antiterroristas.

Finalmente, helicópteros de Policía sobrevolarán Ankara, Esmirna y Estambul entre el martes y el viernes, mientras que comandos náuticos provistos de ametralladoras patrullarán las aguas del Bósforo en lanchas hinchables.

Qué bonito que es el diálogo con los musulmanes!… cuando se está en una fortaleza, con guardaespaldas, coche blindado, ropa antibalas, más todo lo que haga falta..  

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*