Reino Unido: Asesino musulmán huye del país oculto bajo el velo de su hermana

Esta historia no tiene desperdicio; publicada el día de los Inocentes puede parecer de broma, pero desgraciadamente no lo es. El arrogante asesino de la foto se llama Mustafá Jama. Entró en le país como refugiado utilizando pasaporte falso. Su padre era parlamentario en Somalia y primo del dictador Mojamé Suad Barre.

_42351803_mustafjama203.jpg

El 18 de noviembre de 2005, él, su hermano y otros somalíes atracaron una agencia de viajes a mano armada, matando a la policía Sharon Besheenivsky (foto). La noche anterior habían estado bebiendo champaña en un puticlub, pero durante el juicio dieron el espectáculo mostrando lo piadosos que son. Hubo que interrumpir el juicio para que celebraran el día del ramadán. Y es que para estos devotos musulmanes las fiestas son sagradas. De hecho, el día del atraco uno de ellos advirtió: “No me hagáis disparar, que es viernes”.

sharon.jpg

Para rematar el caso, se ha hecho público que Mustafá se ha escapado del país cubierto con el velo y mostrando el pasaporte de su hermana.

La Pérfida Albión da tanta risa como pena. Habría que renombrarla como Pánfila Albión.

UK: Muslim Murderer Fled Country In Sister’s Veil

1 comentario

  1. «No me hagáis disparar, que es viernes»

    Eso es lo que menos me gusta del Islam, o al menos de la gran mayoría del Islam, hoy por hoy: su dogmatismo e irracionalidad, que todo lo justifica. El famoso «integrismo difuso».

    No se trata de que el dogma religioso, las fechas sagradas y demás, te recuerden las verdades esenciales y el criterio moral que habría que tratar de observar EN TODO MOMENTO. No. Se trata de observarlas ÚNICAMENTE EN ESOS MOMENTOS, y luego, a hacer lo que me place. Como no está literalmente escrito en el Corán ni expresamente indicado por mi imán, para qué va uno a molestarse en formar un juicio moral sobre si está bien hecho o no…

    Evidentemente, estos comportamientos fundamentalizadores y autoexculpativos también han ocurrido y ocurren en nuestro mundo cristiano, pero ha sido una tendencia minoritaria, favorecida por su evolución y, sobre todo, por la importancia que el cristianismo concede a la responsabilidad personal y al libre albedrío. Al revés que en el Islam, donde la tendencia no es la trascendencia sino la inmanencia, y no al modo pasivo (como en otras religiones orientales, como el budismo o el hinduísmo) sino al modo activo, que es lo terrible (y quizá fascinante a la vez) del mundo musulmán.

    El Islam, monoteísta, incide en la responsabilidad del individuo, pero tiende a identificarla con las normas y los valores religiosos. Entiéndase: identificarlas, convertirlas en la misma cosa (monismo inmanentista), no extraer una serie de conclusiones de los dogmas y actuar responsablemente en consecuencia, que es lo que haría un creyente típico. Fuera del dogma no hay valores éticos, para entendernos. Un musulmán, o la mayoría de ellos, difícilmente se cuestiona las pautas de comportamiento que le han inculcado, por equivocadas o aberrantes que sean. De ahí su anacronismo y su actual estado de barbarie, que quizá podría cambiar en el futuro, pero que por el momento sigue inmerso en una tendencia tribal y teocrática.

    Esto es lo que explica que en las sociedades islámicas el individuo (por lo menos el varón) tiene siempre una excusa con la que evitar cuestionarse a sí mismo. Es la voluntad de Alá: qué le vamos a hacer, pues. También explica las frecuentes hipocresías y contradicciones, como la que muestra esta noticia. En viernes no, que en fecha señalada todos tenemos que ser muy buenos, pero luego… a beber, a follar y a atracar, lo que sea necesario. Es la doble moral que algunos advierten, con razón, en ciertos cristianos, pero que en la sociedad islámica actual es algo intrínseco y generalizado. La cosa es peor si se tiene en cuenta lo estricta que es dicha sociedad, que mantiene a sus componentes reprimidísimos. Ninguna rama del cristianismo, ni siquiera el evangelismo y el protestantismo puritano que se profesan en buena parte de los EEUU, es hoy día tan radical en su afán de someterlo todo a la religión.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*