Liberales e islamistas (4): El Imperio Otomano como modelo referencial

¡Qué sorpresa! Un ex-consejero de la finada Thatcher, el liberal John Gray, fantasea con el Imperio Otomano como “modelo referencial” para la ex Cristiandad:

El Imperio Otomano (…) tenía como principal institución el millets, comunidades religiosas reconocidas y protegidas por la ley que tenían jurisdicción sobre sus propios miembros. Permitía tal sistema que sus practicantes vivieran bajo la jurisdicción legal de su propia comunidad religiosa y dentro de un marco común. Luego, un régimen puede tener un alto grado de legitimidad pese a no ensalzar unos valores claramente liberales.

De los derechos protegidos por la Declaración, el de mayor peso es el que prohibe a los Estados aplicar políticas de genocidio y esclavitud racial, afirma Gray. Con ellos se protegen unos intereses que son genéricamente humanos y cuya vulneración impide desarrollar cualquier tipo de vida humana merecedora de vivirse. Ningún régimen en el que esos intereses sean sistemáticamente vulnerados puede reivindicar un carácter legítimo. Un derecho humano universal se justifica cuando hay un interés humano que podría ser universalmente protegido. Los derechos humanos universales se pueden respetar, empero, en distintos regímenes. A pesar de ser un régimen no-liberal, el Imperio Otomano cumplía uno de los principios determinantes de los derechos humanos universales mediante la defensa de la tolerancia religiosa.

(…)

Otro mecanismo, para Gray, es el consociacionalismo. Un régimen consociacional es aquel en el que las comunidades son portadoras de derechos. Cada comunidad, como en el millets otomano, tiene instituciones propias en las que rigen sus propios valores y leyes, a la vez que comparten un marco común. Los regímenes consociacionales permiten la convivencia entre diferentes modos de vida sin relegar a la esfera privada sus valores distintivos.

¡Las comunidades portadoras de derechos! Para mí eso no es ni siquiera liberalismo, sino comunitarismo.

Por lo demás, estaría bien saber si este señor reconocería que mientras el liberalismo clásico fue una revolución impuesta a las sociedades tradicionales católicas por la fuerza de las armas, esta su propuesta es una súplica, desde la debilidad, ante la actual avalancha mahometana.

Pero no creo que quepa esperar de esta chusma la mínima honradez intelectual.

4 comentarios

  1. «A pesar de ser un régimen no-liberal, el Imperio Otomano cumplía uno de los principios determinantes de los derechos humanos universales mediante la defensa de la tolerancia religiosa.»

    Qué cinismo.

    Que se lo digan a los armenios, o a los griegos, o a otros pueblos de los balcanes.
    Que nos lo digan a los españoles, a los italianos, a los chipriotas, … incluso a los vieneses que tuvieron que soportar su repugnante presencia a las puertas de su ciudad.

    El imperio otomano, un régimen parásito que vivió del tráfico de esclavos y de la extorsión (tributos, le llaman) de otras comunidades.
    Cuando los otomanos se vieron privados del tráfico de esclavos y de la opresión de otros pueblos, comenzó su decadencia, bien visible al comenzar el siglo XX.

  2. El Imperio Otomano fue un imperio esclavista y de esclavos, perpetrando genocidios a pueblos como los armenios, los kurdos y los PALESTINOS (sus «hermanos»), para poner algunos ejemplos.

    Esta gente es una seria amenaza a la UE; lobos con piel de oveja.

    Nos harían falta unos cuantos Vlad Tepes para deshacernos de esta basura.

  3. No hace falta empalar a nadie. No hacen falta dictadores en Europa para evitar que nos coman vivos. Bastarían unos gobernantes firmes, con sentido común. Tipo los australianos Howard o Costello. Gente que diga algo tan de cajón como que si quieren venir, que se adapten a nuestras leyes, usos y costumbres. Que no vamos a renunciar a uno sólo de nuestros principios, y que el de la igualdad ante la ley no es el menor de ellos. Y que por supuesto, seremos nosotros quienes decidamos cuántos y quiénes pueden venir.

  4. El Imperio de la Ley por el retrete, ciertamente un gran avance… Efectivamente alguien que cree que no los individuos sino los colectivos son los sujetos de derechos, tiene tanto de liberal como yo de vedette. En fin qué empanada Señor…

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*