El lado canalla de Gabriel Albiac

Gabriel AlbiacEl filósofo y columnista Albiac ha dejado más de una muestra de no estar a la altura de la máxima espinosiana que propone abstenerse de reír o llorar al analizar la condición humana y limitarse a comprender, o al menos a intentarlo.

Albiac ha dejado atrás una época progre de filósofo postmoderno. Colaboró con el agnóstico FJLS en «la cadena de los obispos». Cosas de la vida. Tengo en mis manos una recopilación de artículos publicados originalmente en El Mundo, creo. Se titula Otros Mundos y está editada en Páginas de Espuma.

Hay varios artículos agrupados bajo el título Monoteísmos. En ellos Albiac se dedica a denunciar al monoteísmo como la más criminal de las ideologías. Su filojudaísmo obsequioso, sin embargo, le juega más de una mala pasada: su denuncia del monoteísmo acaba siendo un ataque al Islam y, sobre todo, al Cristianismo, a la vez que una defensa del judaísmo. Esa actitud le lleva a algunos errores de bulto y a un sectarismo peor que el que denuncia. No es de extrañar, el monoteísmo más mortífero ha sido el ateísmo. El comunismo y el nazismo tienen más de cien millones de muertes en el debe, en menos de un siglo.

De los artículos reseñados, el primero es un «Elogio del marranismo» que carga contra la expulsión de los judíos y la Inquisición: España «apuesta desde el primer momento por la homogeneización, frente a la coexistencia medieval de las tres religiones». No sé hasta qué punto se puede decir que «desde el primer momento» España apostó por ello; España fue el último país Europeo en expulsar a los judíos, y a los moriscos se les tardó en expulsar más de un siglo. En todo caso, lo relevante es si esa política fue prudente políticamente o no; sus levantamientos continuados y la amenaza corsaria lo hacían imprescindible. Visto que la coexistencia con los musulmanes implica aceptar su dominio, creo que fue acertada. Para la expulsión de los judíos había razones igualmente poderosas.

Da por buena la cifra de «50.000 quemados y reconciliados» de Caro Baroja. Cifra que está uno cansado de rebatir (y no digo nada de sumar quemados con reconciliados, como si fuera lo mismo). Toma Albiac la pregunta retórica de Caro Baroja sobre el significado de nacer entre la parte triunfante; «cómo vivir soportablemente la condición de cristiano viejo», y hace referencia a Calderón, Quevedo, Góngora… No lo entiendo; no me consta que estos autores se flagelaran por la expulsión de los judíos, ni por la muy popular Inquisición. Al contrario, Quevedo acusaba a Góngora de converso en sus sátiras. Es obvio que está proyectando sobre otros sus propios fantasmas, indebidamente.

Para rematar la jugada responde a la pregunta con una manipulación que el procedimiento inquisitorial, mas garantista de lo que Albiac se podría imaginar, no aceptaría:

Hay una respuesta escalofriante. La identificación con el verdugo. Menéndez Pelayo:«La llamada tolerancia es virtud fácil, enfermedad del escepticismo, debilidad o eunuquismo del entendimiento», de la que solo el recio fuego del inquisidor libera.

Creo que yuxtaponer esa coletilla a las palabras de la cita es una manipulación inaceptable. Hacerse una pregunta retórica improcedente y responderla manipulando palabras de otro es una canallada o, como diría un cristiano viejo, una judiada. En cuanto a la sustancia del razonamiento, hay que advertir, primero, que la Inquisición fue una exigencia del pueblo que los reyes tardaron en aceptar (y el Papado aún más), y, segundo, que, en efecto, la tolerancia nunca ha sido virtud, sino muy recientemente, como bien explica otro filosofo admirado de Albiac, Gustavo Bueno. Albiac sabe, demasiado bien, que no era una virtud practicada entre los acusadores y correligionarios de Uriel da Costa.

El segundo artículo se titula Incitación al genocidio, y se refiere, por supuesto, a la negativa del Papa Juan Pablo II a dar el visto bueno al preservativo:

«Si el nombre de eso no es genocidio, es que los diccionarios no sirven para gran cosa»

Creo que semejante razonamiento tampoco es un problema de lógica, sino de sectarismo.. El tercer artículo, Regulación del placer, se refiere a las mutilaciones sexuales de prescripción religiosa. Dice que respeta todas las perversiones sexuales practicadas en privado por adultos que consisten en ello. No me parece evidente que sean todas ellas respetables; personalmente, solo llego a proponer que no sean penalizadas por la ley, siempre y cuando no haya muertes ni lesiones. Más me sorprende lo que sigue, cuando se refiere a cierta «[perversión] de católicos y musulmanes», refiriéndose a la mutilación genital femenina.

No me consta que sea practicada entre católicos, que condenan toda mutilación del cuerpo. Si quería atacar a los monoteísmos podría haber citado la circuncisión, una mutilación evidente. Pero Albiac se cuida muy mucho de atacar al primero de los monoteísmos. Sigue:

Lo grave empieza cuando tales prácticas amputatorias salen de fuera de iglesias y mezquitas, que son su cruel teatro propio, para erigirse en norma universal de disciplina humanan.

Yo nunca he visto practicar ninguna mutilación en ninguna iglesia. Las circuncisiones, por el contrario, se practican en las sinagogas por un rabino. Un buen ejemplo de cómo el sectarismo puede cegar hasta al filósofo más escéptico.

Sigue una disquisición sobre «la construcción del sujeto histórico femenino» (no son palabras textuales), Lacan, Freud… paparruchas posmodernas de las que -espero e imagino- estará bastante avergonzado actualmente.

El siguiente artículo se titula «Sabiduría lucreciana» y trata de la domesticación secular de los monoteísmos (judaísmo y cristianismo) excepto uno (el Islam). Tiene esto:

No hay moral monoteísta que no aspire a trocarse en ley sin mas. Civil, penal, política. Un monoteísmo unívoco solo admite una ciencia, la teología.

Lo de monoteísmo «unívoco» es una patochada superlativa que esconde la falta de argumentos. Si el filósofo hubiera estudiado la escolástica -que es a la filosofía lo que el solfeo a la música (G. Bueno)- sabría de la distinción entre ius naturalis y ius gentium, que echa por tierra su condena pretenciosa e ignorante de meter al cristianismo en el saco.

Qué pena da ver malgastada una inteligencia por el cerrilismo ateo.

8 comentarios

  1. A mí no me gusta Albiac. ¿Es verdad que se sigue definiendo como «marxista»?

    Cambiando de tema, ¿no crees que deberíamos emprender algún tipo de iniciativa sobre lo de Lionheart, el blogger inglés antiislamista acusado de incitar al odio racial?

  2. La mutilación genital es una tradición Africana que practican indistintamente cristianos, musulmanes y animistas. No es una prescripción islámica y conectar islam con mutilación genital es una falsedad.

  3. …hombre, los nazis llevaban en su cinturón «Dios con nosotros»…pero aún aceptando tus datos, los mononoteísmos ganarían de calle en muertos y carnicerías a lo largo de 20 siglos (y lo que nos queda por ver al paso que vamos)…por no contar los millones de vidas arruinadas en la tierra con la esperanza de un mundo mejor…

  4. Por eso 20 siglos. Cuanto más largo el períoo más se diluye la letalidad.

    > por no contar los millones de vidas arruinadas en la tierra con la esperanza de un mundo mejor.

    Eso se ha dicho para aceptar el dolor que no puede ser eliminado. El cristiano tiene la obligación de trabajar por la eliminación del dolor.

    De todas formas, ¿no es ese mundo mejor lo que prometen todos los progresismos?

  5. es un miserable converso de pago, un arribista y seguro que una mala persona. Prefiero a un derechista de toda la vida (Ussia, Campmany) que al menos son coherentes y siempre han pensado igual que a estos mutantes. Ejemplos hay patadas: Edurne Uriarte, Jon Juaristi, Cesar Alonso de los Rios, Fernando Savater, Iñaki Ezkerra, Gotzone Mora…..todos hacen grande la máxima del genial Groucho Marx («estos son mis principios, pero si no le gustan tengo otros). Como nota curiosa, existe un caso de conversion a la inversa, de la derecha clásica al marxismo: Jorge Verstrynge

  6. Hombre, no diría que es una mala persona Albiac. Lo que si afirmaría sin dudar es que todos estamos condicionados por nuestras circusnatancias vitales, y él, como del mismo modo Sánchez Dragó o Sabater indudablemente se escoran hacia un lado por ello.

    ¿Que quieres decir con que el monoteismo más mortifero ha sidoel ateismo?

    Un saludo, gracias

1 Trackback / Pingback

  1. Le he dado a Albiac algunas cuchilladas en este blog | La Yijad en Eurabia

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*