4 comentarios

  1. La anatomía del progre nos da la clave: en ellas, la aversión al agua y a la feminidad no resulta erótica. Las axilas sin depilar y el pelo paja mal aplastado le cortan el rollo al más pintado. Y no hay muchos tipos que puedan aguantar soflamas misoándricas día sí y día también.

    En cuanto a ellos, la aversión al agua y a la virilidad no resultan excitantes. Los dientes amarillentos y el olor a porro, tampoco. Ni la caspa seborreica y la impactante estampa de una melena lacia combinada con calvicie superior.

    Es lo que hay.

1 Trackback / Pingback

  1. La Yijad en Eurabia » Archivo del Blog » Las feministas y el Islam

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*