De por qué los Aliados tienen que ser válidos

Seguimos.

¿Qué por qué los Aliados tienen que ser válidos? La respuesta es inmediata: porque sí; no tiene sentido aliarse con inválidos; a los inválidos procede ayudarles en la medida de lo posible y prudente.

Esperaba que en el texto se expondrían los criterios formales y materiales de validez. Pero NO, no lo hacen. Solo vemos un chorreo de ejemplos y casos que tienen bastante poco que ver con el asunto, y que no demuestran nada. Y así una página entera que empieza sorprendiendo, pasa después a abrumar y acaba aburriendo. Al final, resulta prácticamente ininteligible. No veo el punto.

Por ejemplo, se pone en igual lugar la ayuda de los norteamericanos a los soviéticos en la Segunda Guerra Mundial con la ayuda a los bosnios frente a los serbios. Claro, desde la posición maximalista y formal que se adopta, cualquier desviación de la rectitud resulta igualmente innoble. Sin embargo, para cualquiera que tenga los pies en la tierra, mientras la alianza con los soviéticos frente a los nazis fue prudente en las circunstancias que se daban en los años 40 -simplemente, no quedaba otro remedio-, la agresión a los serbios en los años 80 fue absolutamente imprudente, porque creo un problema grandísimo: dos estados musulmanes plagados de terroristas en el bajo vientre de Europa. La alianza con los kosovares frente a los serbios del año 2008, después del 11S, es simplemente una locura. La locura de un buen hombre mareado también por esas grandes palabras como Democracia, Libertad y, cómo no, los Derechos Humanos. Por cierto, en Afganistán van a condenar a muerte a un periodista por una distribución de “material blasfemo”…

Y después trata del caso Lionheart, participando del acoso e insidias a que le han sometido los antiyijadistas “moderados”. Eso sí, apoyándole frente a quienes atacan su libertad de expresión. Te crucifican, pero te ponen protección solar. Aquí está su aclaración sobre sus relaciones con el BNP: Lionheart and the BNP. De nuevo, se escribe de forma confusa; de nuevo, queda la sensación de que Lionheart debe de ser un radical peligroso. Es realmente lamentable ver la displicencia con que se trata a un individuo perseguido; se hace, además, desde la superioridad moral. Me ha dado verdadero asco.

Yo también he apoyado al BNP (leedlo porque retrata a los moderatis: siempre quejándose, pero en cuanto alguien se decide a afrontar la situación se le sacan las coscas). También espero, como Lionheart, que el partido se sacuda a los indeseables que tienen en la dirección, que es cierto que lo son. Es obvio: si son el único partido antiyijadista, lo que hay que hacer es tratar de reconducirlos (porque precisamente hay muchos en el partido que no son así) en lugar de proscribirlos. Pero eso sería ejercicio de la prudencia política y nosotros, pensamos no desde lo posible, sino desde lo inefable: la Humanidad, la Libertad, los Derechos Humanos, la Democracia… todos con mayúsculas. ¿cómo vamos a aliarnos con nadie que no comparta esos principios? Y recomendaban unidad en la necesidad…

Para mí, la prioridad actual es parar la invasión en Europa. Los primeros que tendrían que apuntarse a ella son los judíos. Porque si no se para, tendrán que emigrar otra vez (suponiendo que les dejen), e Israel desaparecerá, también otra vez. Así que NO hay alternativa. Quien participe en la contención es un aliado objetivo (especialmente si los demás no hacen nada, como realmente sucede), aunque no sea amigo, aunque repugne (sí, Griffin repugna); desde luego no es el enemigo, al menos hasta que el peligro principal haya pasado. Y aunque lo fuera es una canallada usar la falsedad y la calumnia, como se ha hecho contra el VB y SD. Repito: por la muerte de muchos soviéticos como este pueden algunos blogueros sacar pecho para defender la libertad. Qué curioso. “Este hombre es tu amigo. Lucha por la LIBERTAD”. En casa le decían que luchaba por la patria.

 

Creo que tenemos muy difícil ganar esta batalla. Los musulmanes se tapan unos a otros sus vergüenzas: los seculares a los tibios, los tibios a los moderados, los moderados a los conservadores, los conservadores a los fundamentalistas, los fundamentalistas a los radicales y estos a los terroristas. Entre nosotros todo son disensiones. Algunos parece que siguen el dicho de Notaras: “Antes el turbante turco que la unión [con los católicos]”. Al final tuvo el cielo oyó su súplica: el sultán, harto de vino, pidió que le trajeran a su hermoso hijo, para su placer, y como se Notaras negó, mandó decapitar al hijo, a él y a su yerno.

Be Sociable, Share!

1 Trackback / Pingback

  1. Por qué sigues sin demostrar las acusaciones publicadas contra el VB. | La Yijad en Eurabia

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*