La Caixa también nos vende Alándalus

Lo típico, que si progreso de las ciencias…

EXPOSICIÓN LA CIENCIA EN EL MUNDO ANDALUSÍ

Esplendor científico

Mientras Europa se hundía en la oscuridad de la Edad Media, el mundo islámico experimentaba un increíble desarrollo científico. Aquella atmósfera de desarrollo en disciplinas como la medicina, la astronomía o la arquitectura se recrea en la exposición promovida por la Obra Social de La Caixa La ciencia en el mundo andalusí, que hasta el 4 de junio puede visitarse en la explanada de Sagüés.

«Se contemplarán plantas y flores rojas y azules. Se escucharán cantos elevados de mucho tono, y poesías descriptivas, amorosas, pasionales y licenciosas…». Es la fórmula que se daba en aquella cultura y en aquel tiempo para conseguir un mayor relax. Lo descubrimos en una pantalla táctil que recopila recetarios de médicos andalusíes de los siglos XI, XII y XIV y que nos informa desde cómo hacer una mascarilla facial a base de semillas de melón hasta cómo afrontar mediante métodos naturales distintos tipos de enfermedades.

 

Es sólo uno de los aspectos curiosos de una sugerente muestra que traslada al visitante a una edad de oro del desarrollo científico en el mundo islámico en general y en Al Andalus, la España musulmana, en particular. Córdoba era, junto a Bagdad, el centro cultural y científico más importante del mundo islámico.

Sabios andalusíes

Familiarizarnos con los logros y nombres de sabios andalusíes como Ben Rusd (Averroes), Abu-l-Qasim Al Zahraui (Abulcasis), Maslama al Mayriti o Al Zarqalu (Azarquiel) tiene «un claro sentido de evitar tópicos y erradicar prejuicios contra la cultura islámica», afirma Cherif Abderrahman Jah, comisario de la exposición como presidente de la Fundación de Cultura Islámica.

La Obra Social de La Caixa, que ya había contado con esta entidad para otra exposición que pudimos ver (y oler) en San Telmo, Los aromas de Al Andalus, encargó a la asociación el diseño de esta nueva exposición. Un equipo de seis estudiosos dirigidos por Abderrahman se puso a investigar, documentarse e idear la manera de reflejar los avances científicos en la España musulmana.

Uno de ellos, la historiadora Margarita López, comentaba ayer, en la inauguración de la muestra, que «le hemos echado imaginación, pero imaginación científica, basada en el rigor». La exposición no muestra piezas auténticas sino recreaciones y reproducciones fieles de instrumentos, libros y piezas de arqueología.

Margarita López consideró que «se tiene un odio especial al mundo islámico» y comentó que en la muestra «no estamos hablando de bárbaros lejanos sino de gente de aquí, cultísima, con sensibilidad ante la belleza, que forma parte de nuestro patrimonio».

Los visitantes de la carpa gigante que desde ayer abre sus puertas en Sagüés se encuentran en primer lugar en el interior de un espacio rodeado de columnas. Es una reproducción del Salón Rico de Medinat al Zahra, junto a Córdoba, donde el califa Abderramán III recibía con solemnidad a los embajadores de los demás países, a los que intentaba deslumbrar con el esplendor de su arquitectura.

A continuación, pasamos a la recreación de un observatorio astronómico. La astronomía tuvo un destacado desarrollo en la cultura andalusí, donde se utilizaban instrumentos como astrolabios o ecuatorios, para calcular las posiciones de los planetas. En la misma estancia se muestran algunos de los muchos tipos de relojes que salpican la exposición, algo lógico en una cultura en la que el conocimiento de la hora exacta para el dearrollo de los distintos preceptos era esencial.

Medicina naturista

La medicina, la farmacia y la alquimia son recordadas en otra estancia. «Ahora adoramos las medicinas naturistas pero ellos ya elaboraban entonces medicinas con hierbas», señala Margarita López. Junto a distintos instrumentos médicos y un rincón dedicado a la alquimia, el pupitre de un amanuense -o acaso de una, de la destacada calígrafa Lubna- recuerda la importancia que los libros y las bibliotecas tenían en aquella cultura.

Al Andalus también conoció una época de esplendor de la agricultura, entendida como el arte de cultivar, y de las tecnologías relacionadas con ella. La reproducción de una noria de corriente, cuyo sonido escuchamos, informa de este sistema de captación del agua típico del mundo árabe.

Otro espacio nos transporta a la construcción de la mismísima Alhambra de Granada, para conocer los sistemas de alicatado y atauriques, que no sólo implicaban conocimientos artísticos y técnicos, sino también un alto dominio de la geometría.

Cámara oscura

La muestra se cierra con un espacio informativo interactivo en el que descubrir un invento andalusí base de la fotografía, la cámara oscura, consultar en una pantalla táctil los recetarios médicos, conocer el astrolabio y practicar con el nocturlabio, aprender a distinguir el arte mudéjar o recordar los topónimos árabes que permanecen en España.

Producida por la Obra Social de La Caixa, la exposición cuenta con la colaboración del Ayuntamiento donostiarra y el Museo San Telmo. Ana Guzmán, delegada general de la entidad financiera en el País Vasco, recordó la tradición de La Caixa de traer distintas exposiciones itinerantes a Donostia e informó de que el año pasado destinaron más de doce millones de euros para organizar más de 1.130 actividades en la Comunidad Autónoma Vasca. El concejal de Cultura, Ramón Etxezarreta, destacó el papel de la entidad como dinamizador cultural.

Tranquilos, como sigan llegando paquistaníes y marroquíes a la Ramblas van a poder disfrutar de nuevo del maravilloso ambiente islámico.

Be Sociable, Share!

2 Comments

  1. A demas no es la primera vez. Hace unos meses tenian una carpa de esas que llevan de pueblo en pueblo, con una exposición titulada “Los aromas de Al-andalus” (para mas inri donde yo la vi fue en Cangas de Onis) como la cosa era gratis a mi madre se le ocurrio que podiamos entrar. Y lo unico que tenia de bueno es que con semejantes tufos a culo de camello daban ganas de quitarle la espada a la estatua de Don Pelayo y liarse a mandobles con el primer moro que te tropezaras. Habria que tirar del hilo y ver como son de estrechas las relaciones de la Caixa con la Funci http://www.funci.org/es/2007/03/23/los-aromas-de-al-andalus/

Responder a Rijad Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*