Gran Hermano está ya aquí, y se llama FaceBook. PÁSALO

Ya me habían dado varios avisos, pero esto acaba de convencerme.

Facebook está vendiendo la información de sus usuarios al mejor postor. Citemos textualmente: “Lo que muchos usuarios no saben es que, de acuerdo con las condiciones del contrato que asumen al hacer click en el cuadro ‘acepto’ los usuarios le otorgan a Facebook la propiedad exclusiva y perpetua de toda la información e imágenes que publican. De hecho, resalta el experto, los afiliados “autorizan a Facebook el uso perpetuo y transferible, junto con los derechos de distribución o despliegue público de todo lo que cuelgan en su página web”. Los términos de lo aprobado al hacer click, sin generalmente leer nada, le reservan a Facebook el derecho a conceder y sublicenciar todo “el contenido del usuario” a otros negocios. Así es como a muchos usuarios les han convertido sus fotografías en publicidad. De repente todo lo que sus afiliados publicaron, incluyendo sus fotografías personales, su inclinación política, el estado de sus relaciones afectivas, sus intereses individuales y hasta la dirección de su casa, se envió sin su autorización expresa a millares de usuarios. El hecho de que Pedrito Pérez alquilara la película Secreto en la Montaña o de que Pepita Jiménez comprara ropita para bebé deja de ser un hecho intrascendente cuando al primero lo echan del colegio por sus posibles inclinaciones homosexuales y a la segunda la despiden del empleo por sospechará que está embarazada. Hay que creer a Mr. Melber cuando asegura que muchos empresarios norteamericanos al evaluar los curriculums que se les presentan, revisan Facebook para conocer intimidades de los solicitantes.

 Controlado hasta después de la muerte

La prueba de que una página en Facebook no es para nada privada se evidenció en un sonado caso, cuando la Universidad John Brown expulsó a un estudiante al haber descubierto una foto que colgó en Facebook vestido de travesti. Otra evidencia sucedió cuando un agente del Servicio Secreto visitó en la Universidad de Oklahoma al estudiante de segundo año Saúl Martínez por un comentario que publicó en contra del presidente. Y para colmo de males, el asunto no termina si el usuario se decide retirar. Aun cuando los usuarios cancelan la afiliación, sus fotos e información permanecen en la página, según Facebook, por si deciden reactivar su cuenta. Es más, el usuario no es retirado ni siquiera cuando fallece. De acuerdo con las “condiciones de uso”, los herederos no pueden obligar a que Facebook descuelgue los datos e imágenes de sus deudos, ya que cuando el finado aceptó el contrato virtual, le otorgó a Facebook el derecho de “mantenerlo activo bajo un status especial de conmemoración” por un período de tiempo determinado por la empresa para permitir que otros usuarios puedan publicar y observar comentarios sobre el difunto. “Sepan los usuarios de Facebook que son partícipes indefensos de un escenario que los académicos consideren que es el caso de espionaje más grande en la historia de la humanidad.

Yo estoy con el pseudónimo, pero aún así voy a darme de baja. Y sobre todo, decídselo a vuestros hijos. En sus futuros trabajos pueden conocer muchos detalles que preferirían olvidar como pecadillos de juventud.

El «Facebook» te ve, te vigila… y te vende

Be Sociable, Share!

4 Comments

  1. Creo que el que Facebook se quede en propiedad con todo lo que pongas allí es lo de menos.

    Cuando se pone información personal en Internet (da igual en donde) siempre hay que medir muy bien lo que se pone (nunca publicar datos que no queremos que otros sepan) y quien lo va a poder ver.

  2. Yo, la verdad, es que eso de poner en internet cosas privadas me ha parecido siempre una estupidez. A lo más que me parece que hay que llegar es a un blog en el que, no identificado y no identificable, uno pueda exponer ideas. La mayor o menor argumentación de esas ideas será lo que dote o no de profundidad e influencia al mentado blog. Creo que el tema de mostrar cuestiones personales en un lugar abierto es una muestra más del nihilismo aislacionista en el que se encuentra la sociedad actual, donde se valora más cómo chateas (anglicismo horrendo do lo haya) a cómo te comportas en las excursiones al monte, por decir algo. Y esto de Facebook no es más que otra muestra más.

  3. Mucha gente entra en facebook esperando ligar o recibir el «soplo» que le permita encontrar otro empleo si el actual falta. Lo cierto es que se liga, como en tantos otros foros, pero de lo otro no tengo noticias. El fondo de la cuestión: un blog anónimo tampoco es anónimo. Si quieren ir por tí, van.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*