El número dos de Al Qaeda abatido en Irak ES SUECO y la prensa lo considera VICTIMA

El número dos de Al Qaeda en Irak tenía nacionalidad sueca – Yahoo

Increíble, ¿no?. Pues aún hay más:

«A Swedish man is reported to have died in fighting in Iraq. The Ministry for Foreign Affairs say the Swedish citizen was killed during fighting by American forces. The Ministry have been trying to get in contact with the victim’s relations today, report TT news agency.»

El Ministro de Exteriores intenta ponerse en contacto con los familiares de la «víctima» (de origen marroquí). ¿Será para pagarles indemnización?

Esta claro que es una «víctima del terrorismo», como diría Santa Ingrid Betancourt.

Swedish Jihadi Killed in Iraq Was Al-Qaida’s Number Two…….

1 comentario

  1. No es sueco, es un marroquí con pasaporte de conveniencia de Suecia. Y cuantos más haya como él por toda Europa más se va a volver instintivamente a las identidades étnicas, porque son las únicas reales que van a ir quedando. En países en los que se regala la nacionalidad por ius soli, matrimonio, llevar un año en el país o venir de un sitio en el que se habla el mismo idioma, el concepto de ciudadanía –que nunca ha sido mucho más claro ni menos problemático que la etnicidad– está literalmente muerto. La ciudadanía ya no es más que la posesión de un trozo de plástico de colorines y la presencia de tu nombre en la lista arbitraria de algún burócrata. Eso no vale nada.

    ¿Qué tenía ese tipo de sueco? ¿Que lo parieron allí dentro, que llegó allí con su familia con diez años, que se ligó a alguna sueca adoctrinada a la que los suecos castrados por el gramscismo ya no le dicen nada? (Con lo que fueron los suecos en su día…)

    Vamos que entiendo perfectamente porque empleas en esta entrada el concepto de «sueco» como lo haces. Pero no sé yo si no va siendo hora de hablar claramente a la gente y asumir los problemas intelectuales –y las duras decisiones– que implica la postura a la que me remito. Es que yo ahora mismo estoy en ese punto porque ya no queda otra.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*