La mala conciencia por la judeofobia histórica nos ha traído la ruina


De aquí.

Dice el refrán que por la caridad entró la peste. Hoy lo entendemos metafóricamente, pero fue en su día una realidad cotidiana: los barcos y viajeros que llegaban a una ciudad habían de ser mantenidos a raya, en cuarentena, para evitar que pudieran extender enfermedades como la peste.

Sí, por la caridad y, sobre todo, por el arrepentimiento entró la peste. Y lo digo con el dolor que me produce tener que recusar dos virtudes cristianas. Lo advertía Espinosa: quien se arrepiente es dos veces miserable. Una por obrar mal, la otra por el arrepentimiento, el dolor por un hecho pasado e irrevocable que el ex-judío descreído consideraba simplemente mala y falsa conciencia. Como yo creo -desde la fe- que Dios reparará casi todo el mal y el pecado -y a lo mejor todo-, no tengo ningún reparo en arrepentirme. Desde luego, solo ante el ministro que en la Confesión representa al Cristo y en los rituales en que participo con quienes comparten mi fe. Lo que sí me exijo es la obligación de reparar el daño que haya hecho a terceros.

A lo que iba. Se dice que en Auschwitz se echó a perder Europa. Es posible. Sin embargo, los liberadores, principalmente Norteamérica, están corroídos por el mismo mal europeo, así que parece que hay algo más. Se puede alegar que los EE. UU. dejaron que el crimen siguiera adelante, que tomaron un perfil muy bajo, etc. pero tampoco me convence, sobre todo porque los vengadores de la infamia europea -los musulmanes que están ocupando actualmente el territorio- rematarán, si no se les contiene, la faena criminal del nacionalsocialismo.

Estas reflexiones han sido suscitadas por este texto sobre la redacción de la famosa Nostra Aetate, que empezó como un ejercicio de buena voluntad de los católicos hacia los judíos y acabó con un brindis al sol en el que entraron -como Pilatos en el Credo- los musulmanes. Esta es la historia:

Nostra Aetate and the Muslims

As can be seen from the above account, the question of Islam was not on the agenda when Nostra Aetate was first drafted, or even at the opening the Second Vatican Council. However, as in the case of the question of Judaism, several events again came together to prompt consideration of Islam. By the time of the Second Session of the Council in 1963 reservations began to be raised by bishops of the Middle East about the inclusion of this question. The position was taken that either the question not be raised at all, or if it were raised then some mention of the Muslims be made. Melkite patriarch Maximos IV was among those pushing for this latter position.

Also, the period between the first and second sessions saw the change from one pontifiate to another, that of Pope Paul VI, who had been a member of the circle (called the “Badaliyah”) of the Islamologist Louis Massignon (1883-1962). Pope Paul VI chose to follow the path recommended by Maximos IV and he therefore established commissions to introduce what would become paragraphs on the Muslims in two different documents, one of them being Nostra Aetate, paragraph three, the other being Lumen Gentium, paragraph 16 (see Robinson, pp. 194-195).

Early in 1964 Cardinal Bea notified Cardinal Cicognani, President of the Council’s Coordinating Commission, that the Council fathers wanted the Council to say something about the great monotheistic religions, and in particular about Islam. The subject, however, was deemed to be outside the competence of Bea’s Secretariat for the Promotion of Christian Unity. Bea expressed willingness to “select some competent people and with them to draw up a draft” to be presented to the Coordinating Commission. At a meeting of the Coordinating Commisson on 16-17 April Cicognani acknowledged that it would be necessary to speak of the Muslims.” (History of Vatican II, pp. 142-43).

The text of the final draft bore traces of the influence of the above-mentioned Louis Massignon. The reference to Mary, for example, resulted from the intervention of Mgr. Descuffi, the Latin archbishop of Smyrna with whom Massignon collaborated in reviving the cult of Mary at Smyrna. The commendation of Muslim prayer may reflect the influence of Massignon’s group, the Badaliya, of which as has been noted above Pope Paul VI had been a member. (Robinson, p. 195).

Con Nostra Aetate, la Iglesia pasó a considerar “hermanos mayores” a quienes nos siguen consideran gentiles idólatras seguidores de un judío blasfemo. Pelillos a la mar… ¡si solo fuera eso!. Pero tener que pasar a considerar con estima a la herejía más peligrosa con la que se han enfrentado las Iglesias de Cristo, cuya insidia anticristiana sigue no solo vigente sino que se muestra crecientemente agresiva, es un trago difícil de pasar. Pero, hágase tu voluntad, y no la mía…

Solo nos queda una solución como católicos romanos que queremos seguir siéndolo: advertir, especialmente a la clerecía “dialogante”, que Nostra Aetate se refiere a los muslimes como personas, pero no al Islam ni al Corán ni a Mahoma, que no son mencionados en Nostra Aetate. Debemos insistir en que el Islam, el Corán y Mahoma han de ser vistos como doctrina gravemente perniciosa, como un libro de inspiración satánica y como un diabólico heresiarca y peligroso criminal.

Y si alguien sabe más de estos temas, que me corrija.

Be Sociable, Share!

4 Comments

  1. Cuando se ha obrado mal hay que reconocerlo, lamentarlo y sentarse a reflexionar para ver de dónde vas a sacar las fuerzas para no reincidir, pero la culpa es inútil, puede llegar a ser impediente, además de patológica, y por supuesto no impide que vuelvas a actuar mal. Ir por la vida con un bloque de cemento en los pies no es solución a nada y más vale que los judíos de Occidente lo comprendan antes de que las mesnadas multiculturales les empìecen a considerar no como víctimas sino como los más ricos y privilegiados de los “infieles” o de los “blancos”.

  2. Cierto. Si en un momento determinado la iglesia católica se equivocó, pues vale, se equivocó. Eso no se resuelve con un “arrepentimiento” que te condicione el futuro. Los brindis al sol no son solución de ningún problema sino que crean otros nuevos.
    Por pedirle perdón a los judíos por las ofensas (reales o imaginarias), han metido en el mismo saco a millones de mahometanos que a diferencia de los judíos, trabajan activamente todos a una para acabar con nosotros por métodos coercitivos y/o violentos. Han metido en el mismo saco conjuntamente con el judaísmo al islamismo, que es una doctrina satánica y sumamente peligrosa a la que hay que atajar como sea porque en eso nos va nuestra supervivencia.
    Darle oxígeno a esa gente sectaria y diabólica (los mahometanos) es afilarle el cuchillo al que va a degollar a nuestros hijos.

  3. Joana, la iglesia catolica lleva toda la vida equivocandose, hace mil años, hace 100 y hace 50. Por no hablar de la actualidad. Yo fui a un colegio de curas desde los 5 a los 13 años y cuando sali llamaba judio a alguien como si fuera un insulto y mi padre no es precisamente nazi asi que ya me diras.

    El otro dia tuve unas palabras con uno de la asociacion amigos de israel que me enseño unos textos hablando de los terroristas de aqui y de ahi…y le dije claro que su gran error, en general de todos los que apoyan la causa israeli, es mezclar su supervivencia con la guerra contra el terrorismo de eeuu. Medio mundo sabe ya que es una farsa por el control del mundo, que el 11s fue obra de los propios servicios secretos y si mezclan el asunto tienen las de perder. La gente pensara que lo de israel es otra farsa.

    Aqui habria que hacer un cuento para bobos en el que se exponga todos los genocidios a los que los judios se han enfrentado desde que los egipcios los tenian como esclavos. Un listado cronologico de todas las matanzas en todos y cada uno de los paises europeos los ultimos 2000 años y que cuando quisieron asentarse en Israel hace menos de 100 años despues de enfrentarse a un gran holocausto organizado por los nazis de nuevo los arabes conspiraron para exterminarlos, en 3 o 4 ocasiones hasta la fecha lanzaron a sus ejercitos para echarlos al mar, matando a niños y niñas. La gente tiene que saber que si seguimos asi, olvidando la historia y culpandolos a ellos de genocidas, los judios tienen derecho a exterminar al resto del mundo porque eso es lo que les hemos enseñado a ellos. Si el mundo funciona asi ellos pensaran que deben dejar de ser victimas y convertirse de una vez por todas en verdugos… Y si un dia un presidente israeli lanza bombas nucleares a todos sus vecinos incluidos nosotros, o un virus o lo que sea.. sera algo que nos habremos ganado a pulso, lo tendremos bien merecido.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*