3 comentarios

  1. Hombre claro. Cualquier cosa que escape del control de estos «paladines de la democracia» ya es peligrosa y diabólica.
    Como les gusta tenernos bien atados en los corrales de la estupidez.
    No hay nada más peligroso que la información y la libertad de pensamiento, y este individuo lo sabe. Y no le gusta. Prefiere la censura. Para los demás, claro. Que seguramente él se considera superior y que sí se merece saber y decirle al resto lo que debe de pensar…

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*