Alcemos una muralla / juntando todas las manos / las blancas sus blancas manos /los blancos sus puños blancos.

Atención a esta nueva letra que nos propone Arjún. La original la tenéis al final:

LA MURALLA
(Nueva versión revisada y corregida)
Para hacer esta muralla,
traíganme todas las manos,
las blancas sus blancas manos,
los blancos sus puños blancos
Una muralla que vaya
desde la playa hasta el monte,
desde el monte hasta la playa,
más allá del horizonte.
¡Tun tun! ¿Quién es?
El suizo y el holandés…
¡Abre la muralla!
¡Tun tun! ¿Quién es?
El moro y el ugandés…
¡Cierra la muralla!
¡Tun tun! ¿Quién es?
El belga y el danés…
¡Abre la muralla!
¡Tun tun! ¿Quién es?
El cholo y el albanés…
¡Cierra la muralla!
Al corazón del amigo,
al europeo vecino.
¡Abre la muralla!
A la chusma africana
y la escoria musulmana
!Cierra la muralla!
Al heleno y al germano,
al celta y al eslavo,
¡Abre la muralla!
Al mongol y al bosquimano,
al balcánico gitano,
¡Cierra la muralla!
Alcemos una muralla
juntando todas las manos,
las blancas sus blancas manos,
los blancos sus puños blancos.
Una muralla que vaya
desde la playa hasta el monte,
desde el monte hasta la playa,
más allá del horizonte.
¡Tun tun! ¿Quién es?
El ruso y el francés…
¡Abre la muralla!
¡Tun tun! ¿Quién es?
El etiope y el taiwanés…
¡Cierra la muralla!
¡Tun tun ! ¿Quién es?
El sueco y el escocés…
¡Abre la muralla!
Al mutilador gambiano
y al lapidador afgano,
¡Cierra la muralla!
Al cristiano occidental,
(esa es gente cabal),
¡Abre la muralla!
Al zulú y al malayo
(ojalá les parta un rayo),
¡Cierra la muralla!
Al chino y al birmano,
al sikh y al turcomano
(que les den muy por el ano),
¡Cierra la muralla!
Al follador de camellos
y al cortador de prepucios,
a la burka y la chilaba,
al chador y la babucha,
¡Cierra la muralla!
A los hombres de piel clara
y de noble estirpe blanca,
¡Abre la muralla!
A Mamadú y a Mohamed,
al papú y al beréber,
¡Cierra la muralla!
España blanca inmaculada,
ni moruna ni tiznada,
¡Cierra la muralla!
Europa limpia y sana
y no degenerada,
¡Cierra la muralla!

Que nadie se ofenda:

Artículo 11
1. Los pueblos indígenas tienen derecho a practicar y revitalizar sus tradiciones y costumbres culturales. Ello incluye el derecho a mantener, proteger y desarrollar las manifestaciones pasadas, presentes y futuras de sus culturas, como lugares arqueológicos e históricos, utensilios, diseños, ceremonias, tecnologías, artes visuales e interpretativas y literaturas.

Esto es de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas

Be Sociable, Share!

9 Comments

  1. Blas: a nadie en su sano juicio le gusta cualquier blanco automáticamente por el hecho de serlo. Eso sí que sería auténtico racismo, frente a la utilización de esta palabra tabú como etiqueta o paraguas para toda actitud identitaria, preservacionista, conservadora, anti-igualitarista o contrarrevolucionaria. Bueno, en realidad ni siquiera los racistas reales suelen ser capaces de tal cosa. Cualquiera prefiere a Thomas Sowell antes que a Esteban Ibarra.

    Ahora bien, resulta que el contexto histórico que nos toca vivir a los europeos es de pura extinción. Extinción biológica y cultural y decadencia política y económica. En un contexto así creo que el mensaje de la letrilla es más que adecuado.

    Además, a mi no me suelen gustar los blancos. Ni automáticamente ni de forma demorada. Ya sabes: prefiero a las blancas…

  2. Ahora más en serio.

    El «Sonido Filadelfia».

    http://www.youtube.com/watch?v=yIpmC2YJocc&feature=quicklist&playnext=1&playnext_from=QL

    http://www.youtube.com/watch?v=Fcd3XuQwDQQ

    Comparar esto con la música negra actual USA. Negros de rebuscado aspecto bestial, cargados de ferreteria como Mister T. sobándose la entrepierna en el escenario mientras berrean obscenidads rodeados de furcias negras que se contonean como furcias negras.

    Rap, Hip-Hop, Break-Dance…. gesticulaciones de monos, mal gusto, fealdad, ordinariez. Pasó la época de los Ink Spots y los Barry White, Louis Amstrong, Nat King Cole y demás. Antes los cantantes negros querían parecerse a los blancos, hoy es al revés. Vamos camino de África.

    Los blancos y su cultura ya no sucitan la admiración de nadie ni el deseo de imitarlos. El blanco ha perdido todo su prestigio ante los ojos de las razas inferiores. Hoy somos nosotros que queremos ser como ellos: inferiores, vulgares, inútiles, incapaces de crear belleza y orden.

    Antes las negras y los negros se alisaban el pelo para parecerse a los blancos. Hoy son los adolescentes blancos que se arruinan el pelo con eso aberrantes peinados raftafarianos y las niñas que se hacen trencitas africanas, por no hablar de la silicona en los labios que busca imitar el canon africano de belleza femenina. ¡Pobres estúpidas! Y no hablemos ya de los piercings y los tatuajes.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*