El programa de gasto de Obama no pretende tanto la recuperación cuanto la transformación de la sociedad

Acabo de leer este artículo sobre la situación económica norteamericana (he necontrado aquí un resumen: Crecimiento y Deuda). El reciente rally bursátil y, sobre todo, la estabilización de los mercados de dinero ha puesto cierta sordina al tema de la crisis, pero la resaca de la actual marea monetaria (los bancos centrales están literalmente regalando el dinero) traerá peores consecuencias. Considero que el desplome del dólar es inevitable a estas alturas.

No puedo resumir todas las ideas del artículo, voy a traer dos párrafos que me han preocupado especialmente:

Yet could all of this be deliberate? Could the administration’s choice to tax and spend ad infinitum have been politically strategic in nature? After all, haven’t both President Obama and his chief of staff Rahm Emanuel openly admitted that «the new budget is a means to altering the very architecture of American life, with government playing a much larger role than before»? The likelihood that their new architecture would drive the growth of numerator of the Debt-to-GDP ratio ever-higher and the growth of the denominator lower was never mentioned.

Lo dicho: el programa de gasto de Obama no pretende tanto la recuperación cuanto la transformación de la sociedad. ¿Os acordáis de los peperos (Yooolíííííííííííííí) fascinados por el personaje a los que la Palin daba miedo (Ariztegui)? Más.

It is frankly embarrassing to witness Chinese policy advisors like Professor Yu Qiao of Tsinghua University scolding the US about something as basic as this:

Most of Mr. Obama’s stimulus spending is devoted to social programmes rather than growth promotion, which may exacerbate America‘s over-consumption problem and delay sustainable recovery.

Financial Times, Editorial page, April 1, 2009

Un profesor chino de economía advierte que el programa de estímulo fiscal, centrado en el gasto social en vez de la inversión, exacerbará el problema de  sobreconsumo de la economía norteamericana. Es decir, hasta los economistas chinos están advirtiéndoles de que no puede ser.

Más sobre la crisis, en español:

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*