Marruecos quiere vender en España un cambio que nunca existió

Excelente artículo que reseña dos libros sobre Marruecos. Uno sobre el rey actual: Ferran Sales Aige, Mohamed VI. El príncipe que no quería ser rey, sobre el que leo esto:

La biografía no autorizada de Sales es respetuosa con el rey y con su reino, pero aborda descarnadamente su perfil formativo y psicológico, y el entorno en el que se desarrolló su formación. Aun siendo muy diferente de su padre, el actual rey le debe todo. Su educación se adaptó a sus limitadas capacidades y a sus gustos poco académicos; su entorno de amigos fue diseñado sin concesiones a la naturalidad. Fue ciertamente un príncipe amante de la diversión y completamente marginado del poder en vida de su padre, pero se le preparó para gobernar: para hacerlo como sucesor dentro de una maquinaria perfectamente engrasada.

A lo largo de diez años Mohamed VI no ha logrado sus objetivos, en 2002 casi se dejó llevar a un conflicto con España, gobierna un país que ha cambiado más en su aspecto que en el fondo -ya no es ministro del Interior Dris Basri, pero los Derechos humanos no se respetan-, su estabilidad interna depende de un islamismo no tan controlado como se dice y para prueba basta el 11-M y su credibilidad internacional depende de la buena voluntad de Estados Unidos y de Francia. ¿Eso es todo? No, es sólo el marco en el que situar un libro que merece la pena leer para entender de verdad qué tenemos al lado.

Otro sobre la política de comunicación de Marruecos, por un ex ministro del ramo: Mohammed Larbi Messari, Las relaciones difíciles. Marruecos y España, del que tomo esto:

Larbi Messari desarrolla sin complejos todo el argumentario marroquí, tanto el relativo a la propia estructura e historia del reino vecino como el que afecta a sus relaciones con todos sus vecinos del Sur, del Este y del Norte: España. No cabe resumir aquí el libro de Larbi Messari, pero es el máximo interés si se entiende no como fuente de verdad científica ni como opinión personal de su autor, sino como exposición del rostro que Marruecos quiere presentar a España. Hoy como ayer, Marruecos se nos presenta como mal menor y como garantía de estabilidad en un escenario incierto. A cambio se nos pide el precio de aceptar su visión de la historia y, antes o después, sus reivindicaciones territoriales.

Eso último me recuerda que en el libro famoso de Sun Zu el rey ejecuta a un general que le propone ceder territorio. El autor no es tan radical:

El libro de Larbi Messari exhibe las inmensas ventajas de una mejor comprensión de la realidad marroquí; pero también confirma la necesidad de distinguir la amistad de la sumisión y la cercanía de la identificación. Porque ni a España ni a los españoles (salvo a algunos, como siempre) les conviene imbuirse de un complejo de culpa injustificado ni menos servir de embajadores de unos intereses que no son los propios. Pero no es menos cierto que conocer Marruecos y la versión marroquí del pasado puede evitar que se repitan errores que, como se ha visto, tardan décadas en repararse. Un buen libro en suma, en un momento adecuado.

Desde luego, bien esta conocer la versión marroquí, pero advirtiendo que es la de un enemigo.

Leedlo entero: Marruecos quiere vender en España un cambio que nunca existió

(La foto de arriba es un montaje espeluznante, porque parece posible)

1 comentario

1 Trackback / Pingback

  1. Conoce al enemigo. - P

Responder a pablo Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*