El Padre Fortea soñó que hizo una apuesta con un musulmán


Curioso:

En el otro sueño, apostaba algo con un hombre grande, de unos cincuenta y tantos años, musulmán, muy tranquilo, sentado en un sillón en su casa. He mirado su librería para ver si había algo que me interesara, libro u objeto. Pero nada me interesaba. Entonces le he propuesto que apostáramos por algo que no fuera material, sino por alguna acción que nos mejorara. El musulmán se ha sentido contento con mi proposición. Allí ha acabado el sueño.

Le dejé este comentario: Qué sueño tan raro, padre, Mojamé les prohibió los juegos de azar a sus seguidores.

Responder a Montcalm Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*