¿Qué quieren decir cuando hablan de la separación Iglesia Estado?

Quieren decir los católicos han de ser excluidos de de la vida pública. Lo cuentan en esta entrevista a un político francés que ha estado cuatro años en juicios por decir que la homosexualidad es inferior a la heterosexualidad y que supone una amenaza para el género humano (Christian Vanneste: «Hay que seguir luchando»).

-Hace poco me hicieron una entrevista. La periodista me pidió que justificara mi oposición y yo le cité un montón de textos del magisterio de la Iglesia.

-¿Cómo reaccionó ella?

-Recordándome que en Francia había separación Iglesia-Estado y que, por tanto, yo, diputado, no podía defender lo que defendía.

-¿Y usted?

-Le dije que tal separación no es óbice para que un político pueda tener ideas de inspiración cristiana. Pero ella, nada, seguía sin entender.

-Tal vez si hubiera roto una lanza por la homosexualidad…

-¡Claro! Es que la homosexualidad ha dejado de ser un comportamiento privado para convertirse en una reivindicación pública.

-Todo lo contrario que la religión.

-Así es. A pesar de su fuerte componente social, hay quien quiere arrinconar la fe en el ámbito privado.

Sí, es una locura. Las creencias religiosas no pueden llevarse a la vida pública pero las prácticas sexuales tienen vía libre.

2 comentarios

  1. Y como ejemplo de que las creencias religiosas no pueden llevarse a la vida pública, en España, Francisco Caamaño, Ministro de (in)Justicia, afirma que el Gobierno rechazará la creación de un registro de médicos y sanitarios objetores de conciencia a la ley del aborto, y se castigará como acto de «desobediencia civil» a quienes se nieguen a practicarlo.

Responder a Cindy Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*