Hipocresía ramadánica (Más)

De aquí (Qatar reflexiona sobre el espíritu, práctica de Ramadán):

Se supone que debes ser amable, gentil y puro, y apreciar el hecho que tienes suerte en la vida por tener comida y en pensar más en los que tienen menos en la vida para ser dadivoso.

Pero en realidad, el Ramadán toma un significado diferente para la mayoría en Doha, pues comúnmente se le asocia con días laborales más cortos (ordenados por el gobierno), suntuosos festines y con socializar tarde por la noche.

Más:

Es una persona muy débil quien no puede resistir la tentación de comer solamente porque ve a otro haciéndolo. Los musulmanes en el Reino Unido deben ayunar durante más horas que acá (durante el verano) y ver personas comiendo por todos lados… obligarnos a no comer en contra de nuestra voluntad es inhumano.

Una curiosidad:

Intlexpatr, que ha escrito una Guía del Ramadán en Here There and Everywhere, dice:

La mayoría de los occidentales no entienden el Ramadán… la época es tan sagrada para ellos como lo son para nosotros nuestra Cuaresma y Pascua. El Ramadán fue el mes en que el ángel Gabriel transmitió el Corán a Mahoma.

Durante los servicios en la iglesia en Doha, agrega:

Nuestro sacerdote le preguntó a la congregación si alguno de nosotros tenía literatura que explicara por qué el Dios musulmán no es el mismo Dios cristiano. Todos lo miramos espantados. Ni una sola persona levantó la mano. Entonces sonrió, un gan sonrisa ancha y dijo «¡Bien! Solamente hay un dios, y nuestros hermanos y hermanas musulmanes rinden culto al mismo único Dios que nosotros».

Pues no señor, no es el mismo.

Be Sociable, Share!

2 Comments

  1. Esto me recuerda a Isaias capitulo 58, donde habla del verdadero ayuno que agrada a Dios.

    58:3 ¿Por qué, dicen, ayunamos, y no hiciste caso; humillamos nuestras almas, y no te diste por entendido? He aquí que en el día de vuestro ayuno buscáis vuestro propio gusto, y oprimís a todos vuestros trabajadores.
    58:4 He aquí que para contiendas y debates ayunáis y para herir con el puño inicuamente; no ayunéis como hoy, para que vuestra voz sea oída en lo alto.
    58:5 ¿Es tal el ayuno que yo escogí, que de día aflija el hombre su alma, que incline su cabeza como junco, y haga cama de cilicio y de ceniza? ¿Llamaréis esto ayuno, y día agradable a Jehová?
    58:6 ¿No es más bien el ayuno que yo escogí, desatar las ligaduras de impiedad, soltar las cargas de opresión, y dejar ir libres a los quebrantados, y que rompáis todo yugo?
    58:7 ¿No es que partas tu pan con el hambriento, y a los pobres errantes albergues en casa; que cuando veas al desnudo, lo cubras, y no te escondas de tu hermano?
    58:8 Entonces nacerá tu luz como el alba, y tu salvación se dejará ver pronto; e irá tu justicia delante de ti, y la gloria de Jehová será tu retaguardia.
    58:9 Entonces invocarás, y te oirá Jehová; clamarás, y dirá él: Heme aquí. Si quitares de en medio de ti el yugo, el dedo amenazador, y el hablar vanidad;
    58:10 y si dieres tu pan al hambriento, y saciares al alma afligida, en las tinieblas nacerá tu luz, y tu oscuridad será como el mediodía.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*