Una fractura ósea tarda tres semanas en consolidarse cuando el obrero no conoce la índole de su lesión, y ocho semanas cuando la conoce

Una curiosidad, ya que estáis de fiesta:

Para Laín el enfoque positivista de la medicina es insuficiente, y nos lo muestra con el siguiente ejemplo: que la rama de un árbol fracture el húmero de un hombre primitivo, o que un poste telefónico lo quiebre a un obrero de un país industrializado son dos hechos objetivos análogos, que parecen obedecer a un mecanismo físico igualmente valedero en cualquier lugar y tiempo. Es evidente que las reacciones que provocaran en ambos organismos serán las mismas o muy parecidas: contracciones musculares protectoras, fenómenos de regeneración local, modificación de la calcemia, &c.

Pero las analogías terminan aquí. El drama humano que acompaña al proceso «rotura del húmero» no tienen nada que ver cuando acontecen a un sujeto que vive en una sociedad que apenas le puede ofrecer atención médica, a otro que vive en una sociedad que le ofrece gran posibilidad de procesos curativos. Una fractura ósea o una cardiopatía no son lo mismo en Manhattan que en Kalahari.

Pero Laín no termina aquí su razonamiento. Imaginemos, nos dice, que el obrero está asegurado contra accidentes, esté orgulloso de su destreza deportiva o proyecte casarse en poco tiempo. Tenemos aquí una serie de intereses personales que pueden interferir, modificar o acelerar el proceso de curación y la formación del callo. A partir de aquí cita las observaciones de Troescher, según las cuales entre obreros asegurados un mismo tipo de fractura ósea, fractura costal, tarda tres semanas en consolidarse cuando el obrero no conoce el índole de su lesión, y ocho semanas cuando la conoce. Concluye que la acción personal sobre el proceso curativo es evidente.

De aquí: Pedro Laín Entralgo y la Historia de la Medicina en España, José Alsina Calvés. Aviso: salvo que os guste la Historia de la Medicina, el artículo os parecerá un ladrillo.

Be Sociable, Share!

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*