La paranoia de la gripe porcina

En Alemania, la ciudadanía está mosqueada porque se han puesto en el mercado tres vacunas contra la misma gripe:

Al Gobierno alemán se le acusa de haber adquirido contra la gripe A vacunas de primera y segunda clase. Hoy empiezan a repartirse inyecciones en el país, y muchos se lo pensarán dos veces antes de pasar por la aguja.

Es la mayor campaña de vacunación jamás emprendida en la historia de Alemania: a partir de hoy lunes, 26 de octubre, comienza la tarea de proteger profilácticamente a la población de la gripe A, la gripe porcina. Se espera que unos 50 millones de personas acudan a los centros sanitarios para dejarse inyectar la solución llamada a evitar contagios. O, mejor dicho, las soluciones, porque Berlín ha comprado tres de estos preparados: Celvapan, Foceteria y Pandemrix.

La gran diferencia entre las tres vacunas reside en su fabricación. Celvapan está considerada la más efectiva porque ha sido producida a partir de virus completamente destruidos y no necesita ayudantes. Foceteria y Pandemrix, sin embargo, nacen de virus fraccionados (inactivos) y requieren de sustancias adicionales para desarrollar su función inmunológica. Estos refuerzos, advierten los expertos, podrían tener indeseados efectos secundarios.

En los EE. UU. la paranoia alcanza también alturas considerables. 1200 personas hicieron  cola bajo el frío y la  lluvia para que los inocularan gratis. Obama ha declarado la gripe “emergencia nacional”, sin embargo no van a predicar con el ejemplo: no tiene intenciones de vacunar a sus hijas. De aquí: Obama Declares Swine Flu a National Emergency… But Won’t Inoculate Daughters

Pero hay más. El Consejo de asesores para Ciencia y tecnología de Obama ha declarado que la “epidemia” podría acabar con entre 30 y 90.000 personas (imagino que en la presente temporada). El citado consejo está presidido por un tal John Holdren, que escribió con Paul Ehrlich, el demógrafo alarmista que habló de una explosión demográfica en los 70, un libro en que se proponía la reducción de la población y el decrecimiento económico. De aquí: The Flu Vaccine “Story” Mutates into a Deadly Strain

En ese mismo artículo nos informan de que la Organización Mundial de la salud ha aprovechado para pedir más “gobierno mundial”:

“Changes in the functioning of the global economy” are needed to “distribute wealth on the basis of” values “like community, solidarity, equity and social justice.”

“The international policies and systems that govern financial markets, economies, commerce, trade and foreign affairs have not operated with fairness as an explicit policy objective.”

¿Quién es la directora de la OMS?

Mrs. Chan is a disgraced former Hong Kong Director of Health. Locally she is remembered for the mishandling of the infamous SARS outbreak in 2003. She is a bureaucrat who can act according to the rulebook only, incapable of independent thought or action. During the SARS crisis she went from denial to misinformation to blind actionism. The local health department under her leadership was for some time even unable to provide proper protective clothing and facemasks to hospital staff, and money was raised in the community to buy these things privately.

Es decir, le dieron el puesto tras gestionar pésimamente la gripe aviar en Hong Kong. Sacad vuestras propias consecuencias (a parte de que se pasa un poco con el maquillaje).

Más, aún, del mismo sitio, en Suecia han muerto cuatro personas tras recibir la vacuna:

Sweden: Fourth Person Dies From Swine Flu Jab

The news that a fourth person has died after taking the “swine flu” jab in Sweden is focusing attention on the failure of the Swedish Medical Products Agency (MPA) to halt the “swine flu” programme even as reports of serious side effects flood in.

Más. A la Sra. Chan, que acaba de ir a ver a Castro, le acaban de dar el Principe de Asturias.

Para acabar, una curiuosidad: China vacuna contra la gripe A a los musulmanes que viajan a La Meca.

Be Sociable, Share!

1 Trackback / Pingback

  1. Anónimo

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*