Marroquí de 18 gopea a su novia de 21. Apuñala a joven que trata de defenderla

No me queda claro si la novia es española, pero me parece que tiene todas las papeletas:

Jorge cuenta que ve a un marroquí pegando a una chica. «Le daba golpes contra la pared». Sin pensarlo dos veces, Jorge ordena al agresor: «¡Deja a la chica!». En ese momento, el maltratador dirige su mirada a Jorge y «toma una actitud violenta». «¡Vete de aquí! Si quieres algo, ven a mí», le desafía el marroquí. Jorge no se achanta y vuelve a repetirle que deje a la víctima.

«Quería matar a la chica»

«Según nos dijo la Policía el maltratador quería matar a la chica. Al parecer era su ex novia», apunta Nori, aún nerviosa por lo ocurrido. La navaja que portaba el atacante, con la que al parecer amedrentó a la ex pareja, cambió de objetivo: Jorge. De repente, el marroquí hace un primer intento de herir al joven en el estómago. No le alcanza. Entonces, el can se pone a dos patas sobre el violento. «Es un perro faldero, nada agresivo, no le hizo nada. No sirvió de ayuda», aclara la progenitora.

El agresor volvió a lanzar otro navajazo, y ese sí dio en el blanco: el costado izquierdo de Jorge. Al parecer hubo otro más, pero volvió a errar.Después, el delincuente salió escopetado del lugar.

La agredida, que iba acompañada por una amiga, que también presenció lo ocurrido, pregunta a Jorge, preocupada, si se encuentra bien. Jorge asiente, pero en cuestión de segundos nota «calor en la espalda y humedad». Se toca y ve la sangre. La joven observa que la sudadera de Jorge comienza a teñirse de rojo. Asustado, el herido emprende a toda prisa el rumbo hacia su casa.

Gracias Manuel.

Be Sociable, Share!

2 Comments

  1. Otro claro ejemplo de que aprender a defenderse es prioritario. La gente tiene que despertar y darse cuenta de que los tiempos en que “los malos” temian a la justicia quedo alla por los tiempos de Franco. La policia no puede estar en todas partes, y si puede, evitara “meterse en problemas”, porque tienen mas miedo al puro que les pueden meter los jueces que deberian defendernos, que a los propios delincuentes.
    Al menos el chico evito un mal mayor.

    PD: me alucina la cantidad de calificativos buenistas que puede utilizar la prensa en un solo articulo. Eso solo revela una mentalidad de victima: “el violento”, “los agredidos”, “los presuntos”. Nos “educan” para que seamos cada vez mas como niños de primaria.

    • Tienes razón Llew, no me había fijado en el tono blandísimo del artículo. Poniendo al chico por la nubes pero sin pizca de indignación contra el seguidor de Mojamé. Bastante que indican que se trataba de un marroquí. Lo normal hubiera sido ocultarlo.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*