La gripe procina, una nueva oportunidad para el avance del Nuevo Orden Mundial

Por si alguién hace un respingo ante la información y nos acusa de conspiracionista, le aclaramos que los dice unos de los más conspicuos promotores del Nuevo Orden Mundial, Jacques Attali (su pertenencia a la étnia judía sea quizás mera coincidencia, aunque van tantas que a uno le entran dudas):

En L’Express de 3 de mayo de 2009, Jacques Attali, miembro de la Comisión Trilateral y del Grupo Bilderberg, consejero especial de François Mitterrand y consejero oculto de Nicolas Sarközy, revelaba esta esperanza: «La Historia nos enseña que la humanidad no evoluciona significativamente sino cuando tiene verdaderamente miedo: entonces dispone mecanismos de defensa […] Después, una vez que la crisis ha pasado, transforma estos mecanismos para hacerlos compatibles con la libertad individual e inscribirlos en una política de salud democrática […] La pandemia que comienza podría desencadenar uno de estos miedos estructurantes (porque ella hará surgir) mejor que ningún discurso humanitario o ecológico, la toma de conciencia de la necesidad de un altruismo, al menos interesado. E incluso si, como evidentemente hay que esperar, esta crisis no es muy grave, no habrá que olvidarse […] de extraer las enseñanzas, con el fin de que antes de la próxima –inevitable– se dispongan mecanismos de prevención y de control, así como procesos logísticos equitativos de distribución de los mecanismos de prevención y de las vacunas. Para ello será necesario disponer de una policía mundial, un almacenamiento mundial y consiguientemente una fiscalidad mundial. Se irá, mucho más rápido que lo que habría permitido la sola razón económica, a colocar las bases de un verdadero gobierno mundial«.

Ahí lo tenéis. Negro sobre blanco. Creerlo o no es cosa vuestra. Como esto: Jacques Atalli asegura (¿desea?) que la inmigración hará que todos nos convirtamos en nómadas.

La foto es de aquí.



Madrid/París, 7 noviembre 2009. Para empezar el pasado septiembre, FARO publicó su propia encuesta sobre la denominada gripe porcina, cuyo resultado era concluyente: se trata de una falsa alarma, y no debe procederse a la vacunación. Después de nuestra publicación, hemos recibido multitud de estudios que la confirman. Muchos de ellos han circulado abundantemente por Internet. Ahora que el Gobierno (de ocupación) de España amenaza con empezar una campaña de vacunación, a partir del 16 de noviembre (se anuncian medidas similares en varios países hispanoamericanos), y viendo que algunos padres, irresponsables o mal informados, han permitido ya la inoculación de sus hijos con la supuesta vacuna, FARO considera que puede resultar útil traducir el siguiente informe del quincenal francés Faits & Documents, publicado en su número de fecha 15 al 30 de septiembre último. A pesar de la evidente idiosincrasia francesa (que llama «el Hexágono» al territorio continental europeo de su República, o «gripe española» a la originada por un virus aparecido en Kansas en 1918), su indudable interés, teniendo en cuenta la obediencia francesa de Rodríguez Zapatero y su gabinete, aumenta con la perspectiva del tiempo transcurrido desde su publicación:

  • Ampliamente difundida por los medios durante el verano, la epidemia de gripe A (H1N1) es uno de los grandes temas de septiembre en los ministerios y en las empresas, porque presenta el riesgo potencial de desorganización de la actividad. El número acumulado de casos de gripe porcina en la isla Reunión, el primer territorio francés realmente afectado, sobrepasó los 50.000 a comienzos de septiembre, sobre 800.000 habitantes, esperándose el pico epidémico a fines de septiembre; debería golpear al Hexágono durante octubre y noviembre.
  • Como el virus, procedente de una cepa de la gripe española liberada en la atmósfera en la década de 1970, no ha mutado, esta gripe presenta pocos riesgos, excepto para las embarazadas. Sólo se han registrado tres muertes en la isla Reunión. Eso no ha impedido al Gobierno dramatizar la situación. De ahí que muchos se pregunten si esta ola de gripe no servirá como globo sonda de un nuevo experimento del Nuevo Orden Mundial.
  • En L’Express de 3 de mayo de 2009, Jacques Attali, miembro de la Comisión Trilateral y del Grupo Bilderberg, consejero especial de François Mitterrand y consejero oculto de Nicolas Sarközy, revelaba esta esperanza: «La Historia nos enseña que la humanidad no evoluciona significativamente sino cuando tiene verdaderamente miedo: entonces dispone mecanismos de defensa […] Después, una vez que la crisis ha pasado, transforma estos mecanismos para hacerlos compatibles con la libertad individual e inscribirlos en una política de salud democrática […] La pandemia que comienza podría desencadenar uno de estos miedos estructurantes (porque ella hará surgir) mejor que ningún discurso humanitario o ecológico, la toma de conciencia de la necesidad de un altruismo, al menos interesado. E incluso si, como evidentemente hay que esperar, esta crisis no es muy grave, no habrá que olvidarse […] de extraer las enseñanzas, con el fin de que antes de la próxima –inevitable– se dispongan mecanismos de prevención y de control, así como procesos logísticos equitativos de distribución de los mecanismos de prevención y de las vacunas. Para ello será necesario disponer de una policía mundial, un almacenamiento mundial y consiguientemente una fiscalidad mundial. Se irá, mucho más rápido que lo que habría permitido la sola razón económica, a colocar las bases de un verdadero gobierno mundial«.
  • Y Jacques Attali concluye: «Además fue el hospital el que puso en Francia, en el siglo XVII, los fundamentos de un verdadero Estado». Por consiguiente, se hace más interesante prestar atención a las declaraciones y decisiones de la Ministro de Sanidad, Roselyne Bachelot. Después de muchas vacilaciones, se ha pronunciado finalmente, a fines de agosto, en favor de una vacunación «voluntaria», mientras invitaba a los residentes franceses a recibir una inyección en cuanto la vacuna esté lista, a mediados de octubre. Ya se han encargado 94 millones de vacunas (para 61,5 millones de habitantes), por un coste de alrededor de mil millones de euros. No obstante, un documento gubernamental interno firmado anteriormente por la Ministro describe un procedimiento sistemático y obligatorio.
  • Según este documento, fechado el 21 de agosto (y evidentemente ya desaparecido del sitio web del Ministerio… pero visible en http://www.scribd.com/doc/19497716/France-Circulaire-Vaccination-du-Ministere-de-lIinterieur-du-21-aout-2009) debería vacunarse a toda la población francesa, excepto los bebés de menos de seis meses. Equipos especiales de vacunación, trabajando a turnos de cuatro horas, deberían operar mediante centros de alta seguridad repartidos por toda Francia. Los generalistas y los establecimientos sanitarios no deberían tener ningún papel en este programa de vacunación, elemento este que lo hace parecerse más a una operación militar que a una campaña de sanidad pública. El documento menciona las leyes francesas que obligan al personal médico a administrar vacunas por decreto gubernamental o, de lo contrario, enfrentarse a cargos en su contra.
  • Otro aspecto esencial de este documento es que detalla los procedimientos para guardar el rastro de las vacunaciones, con registro en el chip de la Tarjeta Sanitaria y centralización de los datos para identificar a las personas que no se hayan sometido a la vacunación obligatoria.
  • Este documento, en sus grandes líneas, es sin duda muy parecido a los de muchos de los 194 países miembros de la Organización Mundial de la Salud. Dirigida desde enero de 2007 por la china Margaret Chang Fu Chun, la OMS es la única organización mundial capaz de imponer sus decisiones en el mundo entero. De hecho, en 2007 Francia ratificó un convenio que precisa claramente que los gobiernos pueden ser disueltos en caso urgente de pandemia, y reemplazados por comités especiales de crisis. Estos comités se harían cargo de la sanidad y asegurarían la infraestructura en lo que atañe a la seguridad del país. Estos comités son responsables únicamente ante la OMS, la Unión Europea y las Naciones Unidas. Esta disposición se aplicó en 2008 en Zimbabwe, con ocasión de una epidemia de cólera.
  • En Défense (julio de 2009), Francis Delon, Secretario General de la Defensa Nacional, precisa que esta es la primera vez que Francia está en condiciones de anticiparse a una pandemia: «La SGDN se viene ocupando desde 2004 de sus competencias de planificación. El cuarto plan nacional de prevención y de lucha ‘pandemia gripal’, aprobado el pasado febrero, se revela bien adaptado a la situación actual. Por pura casualidad (Nota del Autor: ¡qué raro!), se ensayó el 10 de marzo, dentro de un ejercicio que ha validado la organización de gestión de crisis preconizada por el Libro blanco sobre la defensa y la seguridad nacional: la dirección política y estratégica asegurada por el Primer Ministro, la dirección operativa asegurada por el Ministerio del Interior apoyado por una célula interministerial de crisis, el aspecto sanitario pilotado por el Ministerio de Sanidad
  • Para terminar, la Secretaria de Estado estadounidense para la Salud, Kathleen Sebelius, firmó a fines de julio un decreto que confiere total inmunidad a los fabricantes de las vacunas contra la gripe H1N1, en caso de acciones judiciales…

Notas de FARO: La Organización Mundial de la Salud (OMS) recibió el pasado octubre uno de los ridículos Premios ilegítimamente denominados «Príncipe de Asturias», concretamente el de Cooperación, que recogió en Oviedo su Directora General, la china Margaret Chang Fu Chun, de siniestro historial personal y profesional. Por esos mismos días, la «autoridad» de la OMS fue invocada por Izquierda Unida e Izquierda Republicana de Cataluña (ERC), para exigir la ampliación del aborto libre a las veintidós semanas de gestación, como recomienda la propia OMS. En cuanto a la Comisión Trilateral y al Grupo de Bilderberg, en ellos participan dirigentes del PP y del PSOE, así como destacados financieros españoles y, por supuesto, La Zarzuela.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*