En Arabia Saudí te conviertes al islam o te despieden

En Arabia Saudí, la cuna de Mahoma, viven más cristianos que nunca, entre ellos cientos de miles de filipinos católicos. También son cristianos buena parte de los palestinos, libaneses, srilankeses e indios que nutren las empresas del país. Es «público cautivo» para el Ministerio de Asuntos Islámicos, que cuenta con 50 centros y unos 500 empleados dedicados a animar a los extranjeros a convertirse al islam.

«He visto numerosos emigrantes filipinos aceptar el islam bajo presión laboral», denuncia en la agencia AsiaNews la enfermera filipina Joselyn Cabrera, que trabaja en el hospital de Riyadh. «Unos meses después de contratarte, tus jefes te dan un ultimátum y te dicen que has de convertirte al islam para conservar tu empleo. Es una elección muy dura», explica. Joselyn ha visto al menos cincuenta casos de conversiones por presiones en el trabajo. «Incluso a mí me han presionado mis compañeros musulmanes, pero yo siempre les he dicho que  permaneceré católica. Hasta ahora no me ha pasado nada», añade.

Prohibido rezar en casa.

En Arabia Saudí no se permite la existencia de ninguna parroquia ni iglesia. Viven allí al menos 400.000 católicos, probablemente muchos más, a los que la ley les impide reunirse para rezar, incluso en casas particulares. También es ilegal que enseñen el catecismo a sus hijos, más de cien mil niños.

La situación es menos opresiva en los otros países del Golfo Pérsico, donde el proselitismo (y la evangelización) están penalizados o restringidos, pero se permite el culto cristiano en las iglesias y las casas. El obispo católico de Arabia, el franciscano suizo Paul Hinder, es pastor de un rebaño de, al menos, 1,3 millones de católicos repartidos por Emiratos Árabes (15 parroquias), Bahrein (1 parroquia), Qatar (2 parroquias), Yemen (4 parroquias) y Omán (4 parroquias). Para ello, cuenta con 40 sacerdotes, la mayoría de ellos filipinos, indios y cingaleses.

Su vecino, el obispo de Kuwait Camillo Ballin, inauguraba el viernes pasado la cuarta parroquia del país, dedicada al santo misionero Daniel Comboni, evangelizador del Sudán. Ballin tiene diez curas para atender a unos 160.000 católicos con misas en árabe (para libaneses y palestinos), en tagalo (para filipinos), y en malalayam, tamil, konkani y cingalés para los indios. En la liturgia, los libaneses usan a menudo el rito maronita y los indios el rito siromalabar y el siromalankar. En cuanto a la vida religiosa, además de los franciscanos, siempre ligados a Tierra Santa y Oriente Medio, abundan las Misioneras de la Caridad de la Madre Teresa. Sólo en Yemen, las monjas del sari blanco tienen cuatro casas.

Sin embargo, la mayor parte de los católicos del Golfo viven en Arabia Saudí, una teocracia donde el Corán y la Sunna (Tradición) son, oficialmente, la Constitución del país.

Si hubiera libertad.

Si llegase la libertad religiosa a los países del Golfo, cientos de miles de cristianos, quizá millones, podrían hablar y testimoniar sin miedo a represalias, tanto a la población nativa como a sus compañeros inmigrantes. Los retos de esta iglesia emigrante se abordarán en el Sínodo de Oriente Medio del 10 al 24 de octubre.

Fuente: La Razón.

2 comentarios

  1. Nada, no pasa nada. Todo esto es multucultura, los culpables somos los malvados Occidentales. Si no pregúntenle al párroco alemán que presta su iglesia a los invasores, a las estúpidas mujercillas españolas que defienden a los palestinos, a los maricas que van a defender a hamás……
    Nada, no pasa nada.

Responder a Joana Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*