La OTAN lanza la mayor ofensiva en Afganistán desde 2001

Soy tremendamente escéptico con estas operaciones militares, no sé cuantas veces se han repetido  con el resultado de siempre, aplastante victoria militar y poco después vuelven a salir los talibanes como ratas de sus madrigueras.

Publiqué el artículo «Rentabilidad islamista» en el cual queda claro los inconvenientes de meternos en estos lodazales. No olvidemos que los soviéticos se atascaron durante años en ese pedregal de país, y eso que utilizaron métodos brutales, incluido el arrancar los bebés de las entrañas de las madres para evitar luchar contra la siguiente generación.

El problema no son los talibanes, ni los talibanes moderados, ni el comercio de droga, ni un pais destruído tras décadas de guerra. El problema es que es un país musulmán, y como tal se comporta la población.

Si la presencia militar occidental y su esfuerzo económico en un país musulmán no conlleva la implantación de la libertad religiosa aunque sea mediante la imposición, dicha presencia es inútil, porque a la larga nada cambiará. Vergüenza debería de darles a los dirigentes de los países con tropas que se permita todavía la exclusividad del islam y la prohibición en la práctica de predicar otras religiones.

Sólo me queda rezar por los soldados que fallezcan o resulten heridos y desear a los talibanes muertos  que se encuentren con Mahoma en el mas profundo de los infiernos para que los sodomize a gusto.

Las tropas internacionales, con el apoyo de las fuerzas afganas, han iniciado esta madrugada una operación militar con 15.000 efectivos en un bastión insurgente del sur de Afganistán, la mayor ofensiva desde la caída del régimen talibán en 2001.

En varios comunicados, la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF), bajo mando de la OTAN, informó de que en el asalto participan unos 5.000 efectivos estadounidenses -la mayoría marines- y un gran contingente del Ejército británico. Unos 2.000 militares afganos y algunos soldados de Dinamarca, Estonia y Canadá también integran la bautizada como Operación Moshtarak («Juntos» en dari), dirigida a desalojar a los talibanes de Marjah, una de sus plazas fuertes en la extensa provincia sureña de Helmand.

«Marjah es el último santuario enemigo en la zona de operaciones de los marines», indicó en una nota el general de brigada estadounidense Larry Nicholson. «La operación está diseñada para reconectar al pueblo de Marjah con el legítimo Gobierno de Afganistán. Estamos totalmente compenetrados con el Gobierno afgano para esta operación, tenemos los recursos que necesitamos para que sea exitosa», continuó.

Ya en verano de 2009, antes de la celebración de los comicios presidenciales, las tropas estadounidenses y británicas lanzaron sendas operaciones en el norte y el sur de Helmand con el objetivo de estrangular a la insurgencia talibán, aunque no informaron con regularidad de su resultado y sí de las numerosas bajas internacionales por explosiones de bombas camineras.

Ésta es la primera gran operación militar extranjera desde que el presidente de EEUU, Barack Obama, ordenara el despliegue de 30.000 soldados adicionales y fijara julio de 2011 como fecha para el comienzo de la retirada. La ofensiva marca además el inicio de la campaña militar de primavera, que se prevé particularmente violenta en vista de la necesidad de los Ejércitos extranjeros de lograr resultados antes de abandonar Afganistán.

Al menos tres soldados estadounidenses encuadrados en la OTAN han muerto al explotar un artefacto en el sur de Afganistán, informó la Alianza Atlántica. En un escueto comunicado, la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF), misión militar bajo mando de la OTAN, reveló la muerte de los tres militares de EEUU pero no concretó la provincia ni las circunstancias del ataque.

Fuente: La Razón.

Be Sociable, Share!

4 Comments

  1. En Vietnam ocurrió igual , pero aquí los americanos son más estúpidos porque en vietnam no se podía distinguir la quinta columna (survietnamitas del vietcong) de los nordvietnamitas , aquí sí , aquí todos los musulmanes son enemigos por igual , unos hacen de quinta columna y los demás de guerrilleros. La identidad musulmana se define por el odio a los infieles a su religión.

    • Abandonar Afganistan y a la vez usar esos recursos para sacarlos de aquí donde está ahora la amenaza y donde nos estan invadiendo , eso sería lo primero que habría que hacer. Y despues acabar con todos los demás para que vean que su Alláh ya no los quiere como dice el moro que escribió más arriba … claro.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*