El obispo de Segovia ofrece colaboración a la comunidad musulmana

Segovia, 7 may (EFE).- El obispo de Segovia, Ángel Rubio, ha ofrecido su colaboración a la comunidad musulmana de esta provincia, durante una visita que ha realizado a la mezquita, donde ha asistido a la oración del mediodía.

Fuentes del Obispado han informado hoy de que el Rubio acudió, ayer, a la oración del viernes de la comunidad musulmana de Segovia, acompañado del vicario de pastoral, Raúl Anaya, y del director del Secretariado de Ecumenismo y Diálogo Interreligioso, Domiciano Monjas.

Al final de la oración, el imán de la mezquita dio la palabra al obispo, quien se dirigió a los presentes recordando la necesaria colaboración entre los creyentes de las religiones monoteístas.

Citando al papa Benedicto XVI, Rubio afirmó que musulmanes y cristianos tienen que esforzarse por ser conocidos y reconocidos como adoradores de Dios, recordando siempre el origen común y la dignidad de toda persona.

Además, el obispo de Segovia, en un ambiente de cordialidad y respeto, según el Obispado, destacó la numerosa participación y la presencia de hombres jóvenes en la mezquita, en un día laborable.

EFE 1000425

9 comentarios

  1. Más de lo mismo. Si reniegan de la Verdadera Fe Católica, ¿Por qué no se pasan al bando enemigo y dejan de fastidiar? Porque sería muy fácil para los católicos: una deserción es un puesto vacío, en cambio tener al enemigo dentro de las propias filas exige una actitud vigilante, cautelosa, de continua resistencia y actualmente ya nadie quiere evangelizar…va contra los derechos humanos y la dignidad de la persona.

  2. Intenciones suicidas se debería llamar a la actitud del obispo de Segovia.

    Lo triste es que nadie le diga a ese pobre tipo la verdad.

    Y la verdad es que es un idólatra, puesto que adora al dios de la multiculturalidad; un ciego, puesto que no ve el daño que está haciendo a sus fieles; un falso pastor, que lleva a la confusión y al engaño a la gente que tiene confiada a su custodia; un ignorante, puesto que considera el islam como una religión -que lo es, pero «también», no «solamente»; un apóstata, puesto que reniega de su fe y de sus creencias apoyando y ofreciendo su ayuda a quienes matan a cristianos en el resto del mundo… en fin, la Iglesia camina a su propia destrucción con «obispos» como éste.

      • Creo que la Iglesia no ha sabido conciliar, o mejor dicho, tiene una tremenda confusión, entre acción social y acción pastoral-evangelizadora.

        Las dos son necesarias y pertinentes, pero mientras la pastoral es imprescindible «per sé», o sea, no puede ni debe eludirse nunca, y es válida y suficiente por sí sola, la social debe – o debería – ir siempre acompañada de la pastoral. De no ser así, la Iglesia acaba dando la imagen de una oenegé más y acabar confundiendo a la gente por un lado y la velocidad y el tocino por otro.

        Y en cualquier caso, creo que es bastante simple reducir un discurso sobre la inmigración a «pobrecitos, hay que acogerlos» (predominando el aspecto de atención social), y no tener en cuenta aspectos económicos, sociales, políticos, y otros factores de índole diversa. Y me da igual que lo diga el papa o el último mono de una parroquia. Y confirma mi teoría de que el peligro más serio del buenismo es que reduce todo a un solo aspecto, el «pobrecitos», obviando o ignorando los demás que menciono.

  3. Estos curas u obispos o cardenales que chochean son lo peor. Antes bien sabido era, antes que nadie por los sacerdotes, que los musulmanes sirven a un FALSO IDOLO y era tenido por lo que en realidad es: el MALIGNO, SATAN.

    Ahora, estos viejos seniles ya no saben ni lo que dicen, ni quién es quién. Qué bochornoso.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*