1300 años de la Batalla de Guadalete

Nos avisa Alfonso de que hemos cumplido 13 siglos de la Batalla de Guadalete. Creo que el aniversario ha pasado inadvertido, pero convien recordarlo en los actuales tiempos, cuando el enemigo secular ha desplegado mas de un millón de invasores en nuestro territorio. De la Wiki:

La batalla de Guadalete es el nombre con el que se conoce una batalla que, según la historiografía tradicionalmente admitida, basada en crónicas árabes de los siglos X y XI, tuvo lugar en la península ibérica entre el 19 y el 26 de julio de 711 cerca del río Guadalete (Bética) y cuyas consecuencias fueron decisivas para el futuro de la península. En ella el rey godo Rodrigo fué derrotado y probablemente perdió la vida a manos de las fuerzas musulmanas comandadas por Táriq ibn Ziyad. La derrota fue tan completa que supuso el final del estado visigodo en la península ibérica.

Si sabéis de algún otro artículo o análisis interesante, avisad, por favor.

Be Sociable, Share!

2 Comments

  1. La batalla de Guadalete (rí­o), próximo a la actual Jerez, tuvo lugar en el año 711 y enfrentó al ejército del rey visigodo Don Rodrigo y a los musulmanes (en su mayorí­a bereberes) del Norte de África capitaneados por Tarik, lugarteniente del gobernador Muza.

    En el año 710 fallece el rey visigodo Witiza, se produce un enfrentamiento entre dos facciones de los visigodos: por un lado Ágila, hijo de Witiza, apoyado por sus hermanos y su tí­o Oppas, arzobispo de Sevilla, descendientes de Wamba, y por otro lado Don Rodrigo, duque de la Bética, descendiente de la familia de Chindasvinto. Las guerras civiles eran frecuentes entre los godos, ya que su monarquí­a era electiva y no hereditaria. Tras un breve batalla vencen las huestes de Don Rodrigo, proclamándose rey en Toledo.

    En este punto, tenemos que hacer un paréntesis para intercalar algo de “leyenda” . Existen dos leyendas en torno a los antecedentes de la entrada de los musulmanes en la pení­nsula.

    El conde Don Julián, gobernador de la plaza de Ceuta, mantení­a a raya a los musulmanes en el Norte de África. Tení­a una hija llamada Florinda, la Cava para los musulmanes, que envió a la corte de Toledo para su educación. En Toledo Don Rodrigo se prendó de ella, pero como no fue correspondido, la forzó. Florinda, ultrajada, volvió a Ceuta donde contó lo ocurrido a su padre, éste juró venganza contra el rey. Contactó con Muza y le propuso la entrega de la plaza y facilitar el acceso a la pení­nsula con barcos de transporte. El gobernador musulmán lo comunicó a Damasco, capital del califato Omeya, y el califa le ordenó hacer una incursión antes de lanzarse a la conquista. Se envió a Tarif con un pequeño grupo en 2 barcos godos – desembarcaron en Tarifa, de ahí­ su nombre-, el resultado de la incursión confirmó todo lo contado por Don Julián. También contactaron con Ágila, enemigo de Don Rodrigo, para que se implicase en este complot a cambio del trono toledano.
    Existí­a un cueva en Toledo en la que, según la tradición visigótica, cada nuevo monarca debí­a añadir un candado para que no fuese profanada, ya que en su interior albergaba una maldición. La curiosidad de Don Rodrigo pudo más que la tradición y ordenó abrir la cueva para comprobar lo que contení­a. Para sorpresa de todos, no existí­a tesoro alguno o reliquia, sólo habí­a un arcón enterrado. En su interior, un pedazo de tapiz en el que se mostraban unos guerreros a caballo, ataviados como los musulmanes, cortando cabezas y arrasando todo. En el margen inferior una leyenda “quien ose profanar este arcón será el culpable de la pérdida del reino”. Se ordenó cerrar el arcón y taponar la entrada a la cueva.

  2. 13 siglos de la batalla del Guadalete y el año que viene, serán 8 de la batalla de Las Navas de Tolosa. Dos acontecimientos superimportantes, en el acontecer hispano, que sin embargo pasan completamente desapercibidos para tantas televisiones como tenemos ¿por qué?. ¿Porque es história nuestra? ¿porque es legado de nuestros antepasados a los cuáles parece que hay que olvidar? En ésta España nuestra, o bien se siembra de cizaña y de odio nuestro pasado heroico o bien, se oculta como si eso supusiera escarnio y vergüenza.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*