Imaginémonos que alojaran 50 “refugiados” marroquíes en Covadonga…

Pues en Francia querían enviar 54 inmigrantes al pueblo donde nació Juana de Arco, de 126 habitantes.

Aparte de ser un peligro para los habitantes, era un insulto a la tradición francesa.

Un detalle interesante:

… durante el proceso legal que condujo a la ejecución de Juana de Arco por herejía en 1431, el fiscal Pierre Cauchon, obispo de Beauvais, intentó engañar a la joven con una pregunta teológica para probar su culpabilidad.

-Juana, ¿no ama Dios a los ingleses? -preguntó su inquisidor.

“¡Sí, Dios los ama … pero en su propia tierra!”, respondió la heroína y santa católica francesa.

CULTURAL VANDALISM: Birthplace of Joan of Arc, Population 126 – Set To Receive 54 Migrants

PS: Parece ser que el clamor popular ha frenado la iniciativa.

Be Sociable, Share!

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*