La pizzeria “Casa Mia” de Munich tendrá que cerrar por servir a manifestantes de PEGIDA

La Pizzeria “Casa Mia” era un negocio regentado por una familia de inmigrantes italianos.

Un nutrido grupo de manifestantes de PEGIDA iban a esa pizzeria cada lunes tras la manifestación. Políticos del gobierno, asociaciones subvencionadas por el gobierno, medios de comunicación y finalmente también grupos de antifascistas iniciaron una campaña contra ese local por atreverse a servir a los manifestantes de PEGIDA.

El propietario argumentó que él no se mete en política y quien respete las normas de convivencia en su local tiene derecho a ser servido.

A partir de aquí las llamadas al boycott, las pintadas en las puertas o cristales rotos se convirtieron en algo cotidiano para los pobres propietarios. Ahora y tras varios meses de lucha no pueden seguir, el negocio ya está hundido.

Así funciona la idea de tolerancia y diversidad.

El propietario que luchó hasta el final:

La familia y los trabajadores del local que han hundido.

Políticos del SPD llamando al boykott a los locales que sirvan a “ultraderechistas y disidentes”

Imagen de la prensa difamando el local:

Ataques de cachorros antifascistas:

 

Be Sociable, Share!

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*