Recientes agresiones de inmigrantes a jóvenes y abueletes europeos

Aquí un estudiante sueco, muy bajo de testosterona a lo que parece, es acosado por pandilla de moras con velo. Los profesores dejaron pasar la agresión pero llamaron la atención a otro chico por grabarlo.

Aquí es una chica sueca la atacada; le dan patadas en el suelo: https://twitter.com/PeterSweden7/status/1230220994184466432?ref_src=twsrc%5Etfw

Aquí dos pagapensiones tiran de la bici a un abuelo holandés, lo graban y se ríen: https://twitter.com/VrouwvdVrijheid/status/1226793632910446593?ref_src=twsrc%5Etfw

En este caso el agredido es un chico, los agresores lo graban y los suben a las redes sociales. Saben que cuentan con la connivencia de prensa, policía y jueces, que dictan sentencias ridículas en estos casos, mientras castigan desproporcionadamente las reacciones de defensa de los europeos como «crímenes de odio».

Y aquí nos cuentan que el abuelo belga golpeado a muerte por un afgano acaba de fallecer. Descanse en paz: Belgium: 73-year-old pensioner dies after being beaten into a coma by military-aged Afghan migrant

Pero hay agunos que quieren abrirles las puertas a estos: Tres cardenales a los episcopados europeos: abrid las parroquias a los inmigrantes.

1 Comentario

  1. Las moras están enchuladas, van a la par de las muy zorras europeas.

    Por aquí cuando van por la calle van mas anchas que largas, literalmente, de forma que o te apartas/ladeas/maniobras para no chocar, o chocas. Es curioso, los moros no tienen esta conducta, en ese sentido son bastante educados. Pero yo no me ladeo. Una vez venían de frente dos moras, con carricoche por supuesto, y la mora tampoco se ladeó, pero descarado, van con ese aire de superioridad, llenas de orgullo viendo como los kafires cristianos se humillan ladeándose a su paso. Para ellas es el no va mas, humilladas por sus machos, se corren de gusto viendo a los desvirilizados varones kafires humillándose ante ellas, pues así lo entienden. Escoria primitiva y elemental. Pero en el caso de la del carricoche fue como chocar un camión contra una bicicleta, la muy perra salió disparada, como rebotada, no se esperaba que no me iba a apartar y repito que se ponen anchuronas a conciencia, exigiendo y esperando que te apartes. Yo seguí con paso firme, descojonándome por dentro, y la dejé atrás renegando a gritos en la mierda de idioma arcaico gutural que tienen.

    Con todo, son mucho peores las europeas. En España quedan pocas que no sean unas putas y me caen todavía peor. Esta mañana he tenido que hacer una gestión, en la oficina todo tías, ya es generalizado, sobre todo en la administración pública. Es el pan de cada día y cada vez mas. Estoy ya harto de tías, me he vuelto misógino, me dan asco las tías, salvo excepciones, naturalmente las que se mantienen mujeres todavía, muy pocas.

    Luego vas al taller y te encuentras a los tíos pasando frío y calor haciendo el trabajo duro, y en la oficina la tía bien a gustito. Cincuentona y con faldas de infarto, en cuanto se gira en la silla para darte el documento te lo enseña todo. Luego en la ferretería, otra cincuentona, sentada en el taburete detrás del mostrador, enseñándolo todo antes de levantarse tranquilamente para atenderte.

    Unas zorras, es lo menos que se puede decir. Zorras feministas, liberadas del yugo machista, tontas del culo, se creen que ser zorras y hacer lo que hacen los hombres (manipuladas por hombres) les hace ser mas mujeres, y solo les hace ser zorras y marimachos, tíos con coño y tetas. Asco de tías, me tienen harto, no las quiero ver ni en pintura. Zorras, guarras.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*