El 77% de los derechistas norteamericanos tienen miedo de expresar sus opiniones políticas, pero siguen votando “democracia”

Según el dicho inglés: si me engañas una vez, eres un sinvergüenza; si me engañas dos veces, soy un tonto. Los norteamericanos derechistas, “conservadores” y gentes de ese pelaje político llevan siendo engañados desde el mismo día en que se tragaron esa declaración de independencia que dice que es evidente que todos nacemos iguales, cuando lo cierto y palpable es que nunca ha habido dos personas iguales, incluyendo los bebés.

Dicen que la democracia son 6 lobos y cuatro corderos votando qué van a cenar por la noche. La cosa va más allá, aunque haya mayoría de corderos –no olvidemos que la derecha ganó las elecciones- los lobos dan la vuelta a la tortilla manipulando la información.

Por ejemplo, llama la atención que apenas haya habido arrestos tras la reciente oleada de robos y destrucción de los disturbios raciales de negros y antifas. Pero si hay una manifestación de patriotas, aprovechan cualquier suceso -la muerte de una obesa, por ejemplo- para meter a algunos en la cárcel.

Tampoco ha pasado nada con la gentuza que provocó disturbios varios en la inaguración presidencial de Trump:

Los fiscales federales retiraron todos los cargos contra los 38 acusados restantes arrestados y acusados de disturbios durante las protestas del J20 en el día de la inauguración de Donald Trump. La desestimación pone fin a la saga de casi 18 meses en la que 234 manifestantes fueron amenazados con hasta 60 años de prisión por su supuesto papel en la destrucción de la propiedad el 20 de enero de 2017.

Al final, 21 personas acusadas por su papel en las protestas se declararon culpables. Pero los fiscales no consiguieron ni una sola condena en los casos que se presentaron ante un jurado. En una declaración, la oficina del Fiscal de los Estados Unidos en D.C. dijo que «los resultados de los casos llevados a juicio» le han llevado a retirar los cargos contra los restantes acusados.

Traducción realizada con la versión gratuita del traductor www.DeepL.com/Translator

Mientras derechistas y conservadores sigan condenando a “la extrema derecha” no habrá nada que hacer. El día en que se convenzan de que declararse “demócratas” y señalar a los «fascistas» no les va a librar de la furia roja será otra cosa. Pero quizás estoy soñando, por lo que vemos ni se atreven a decir lo que piensan aunque sea 100% democrático:

Una nueva encuesta del Instituto Cato encontró que el 77% de los derechistas tienen miedo de dar sus opiniones políticas, comparado con 6 de cada 10 izquierdistas, que dijeron que se sienten libres de decir lo que quieran.

En general, el 62% de los estadounidenses no expresan sus opiniones o valores por miedo al castigo y a las represalias.

Los votantes republicanos con títulos universitarios citaron la amenaza de despido como mecanismo de censura. El 60% de los postgraduados con creencias derechistas afirman que se les dejará sin empleo si se les descubre.

Los comentaristas de élite a menudo defienden la represión en América señalando que la tiranía y el control político es a menudo ejercido por poderosas entidades privadas usando medios privados. Una encuesta reciente de Rasmussen revela que nadie cae en este juego semántico. Sólo el 26% de los estadounidenses cree que tenemos verdadera libertad de expresión.

Traducción realizada con la versión gratuita del traductor www.DeepL.com/Translator

https://www.unz.com/estriker/77-of-right-wing-americans-are-afraid-to-express-their-political-opinions/

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*