Cinco propuestas para afrontar la agresión islamofascista

Las propone uno de esos blogueros norteamericanos que acusa a la derecha nacionalista europea de racismo, neofascismo y de ahí para arriba. Es de alegrarse que haya quien no se reduzca simplemente a denunciar la agresión islamo-progresista y apunte además soluciones. ¡Hay tantos blogueros anti-islamistas que no se atreverían a hacerlo porque implica coger las armas! Bien está que no se caiga en el absurdo -más propio de la izquierda y el centro divagantes- de lanzar denuncias furibundas contra el mal sin atreverse a manchar las manos para atajarlo. Estas son las propuestas (ataos bien los machos):

  1. Una reforma del Islam
  2. Expulsión masiva de los musulmanes residentes en Occidente, seguida de una separación completa del mundo islámico (requiere una economía que no dependa del petróleo).
  3. Guerra nuclear que acabe con las naciones islámicas
  4. Estrategia de “Destrucción Mutua Asegurada”, combinada con la prohibición de la predicación de la saria en las naciones occidentales (se castigaría con la muerte como un acto de sedición)
  5. Retorno al antiguo colonialismo – se invaden sus naciones para apoderarse de sus industrias y administrarlas en beneficio propio

Me parece bien que saögan del armario. Si no nos atrevemos a combatir el mal hasta las últimas consecuencias, la única alternativa responsable es cerrar el blog y sufrirlo con cristina resignación. Hay quien aun insiste en que la solución a la agresión es «la aplicación de la ley». ¿Y que se creerán que es la Saría sino, precisamente, la ley? Sin embargo, el ataque nuclear me parece una locura criminal. Mi opinión sobre estas propuestas es la que sigue.

La primera es un brindis al sol. Quizás cuando los tigres coman lechuga es Islam pasará a ser una religión como las otras. En todo caso, la historia muestra que las reformas del Islam han resultado siempre en más integrismo. Es lógico: Mojamé, el fundador, era un belicoso caudillo militar. La última es otro brindis similar, de mayor ingenuidad si cabe; el colonialismo solo funciona cuando el colono tiene una mayor potencia demográfica que el colonizado. De hecho, el colonialismo es expresión de la superioridad demográfica. La tercera es una infamia. Se podrían eliminar nuclearmente partes estratégicas de un país en caso de existir una amenaza proporcional; por ejemplo, Irán se encamina a ello: no se puede permitir que un loco que cree en el próximo advenimiento del Mesías tenga armas nucleares. Pero barrer del mapa a las naciones islámicas… Por cierto, es una propuesta sorprendente salida de la pluma de alguien que denuncia el racismo nacionalista del VB porque quieren que Flandes sea para los flamencos separándose de ese país artificial que es Bélgica.

La segunda y la cuarta son similares y más o menos razonables. La segunda implica muchos más reaños que la cuarta. Para mí se debería empezar con la cuarta. Se prohíbe el Islam político por las mismas razones que está prohibido el nazismo (y por las mismas que debería estar prohibido el comunismo). Implica acabar con la ideología multicultural y prohibir la predicación islámica (los rezos y rituales podrían continuar). Una vez arrinconado el Islam político y la ideología multicultural, los inmigrantes musulmanes se integrarían admirablemente. Además, los de los propios países islámicos seguirían el ejemplo.En resumen, bien está proponer soluciones, pero una de ellas es netamente criminal y desmesurada.

The Five Solutions

3 comentarios

  1. De la quinta dices: La última es otro brindis similar, de mayor ingenuidad si cabe; el colonialismo solo funciona cuando el colono tiene una mayor potencia demográfica que el colonizado. De hecho, el colonialismo es expresión de la superioridad demográfica.

    Yo pensaba que la demografia no tenia mucho que ver que dependia solo del poder economico y militar. Sino como Inglaterra colonizo la India? O como españa colonizo suramerica.

  2. Leo, eres un radical…

    Stern, lo que escribí es una simplificación. Inspirada por lo que pasó en Francia con Argelia: introdujeron mejoraron la salud de la gente con vacunas, la población local despegó a la vez que en la metrópolis se produjo una caída fuerte de la natalidad. Al final tuvieron que salir por piernas.

    Respecto de Hispanoamérica, fue muy poca gente –salvo después en el s. XIX a Argentina- fue una colonización cultural posible por la superioridad cultural de Castilla, digamos Europa. Se reemplazaron las élites y el proceso cayó por su propio peso.

    En la India, los ingleses trataron de comerciar y administrar mas que colonizar. Al final solo pudieron dejar la lengua, que no es poco.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*