Liberalismo radical y anarcocapitalismo como “idealismos de la praxis”.

El “idealismo de la praxis” es un concepto marxista que se refiere a aquellas corrientes que separan al Hombre de la Naturaleza, y consideran a esta reducible ontológicamente al Hombre. En estos casos, el sustrato material -la Naturaleza- pasa a depender de la instancia subjetiva -el Hombre-, que es la fundante y originaria desde el punto de vista ontológico.

El concepto de “idealismo de la praxis”, de Barata Moura (un chavista, no les voy a engañar), fue aplicado originalmente al marxismo existencialista de Merleau-Ponty y de Sartre.

Propongo que el liberalismo radical y el anarcocapitalismo de fundamentación iusnaturalista recaen también en el error del “idealismo de la praxis”. El origen de su error está en otorgar derechos naturales absolutos a un ser finito. Es absurdo pretender que un ser finito pueda ser portador de derechos individuales absolutos; es imposible fundamentar esos derechos en su naturaleza. Hablar de derecho natural a la vida en un ser mortal por su propia naturaleza es algo que no logro comprender.