El factor judío en la Leyenda Negra

Los intelectuales españoles se han quejado durante mucho tiempo de lo que llaman la «Leyenda Negra» de España en el mundo de habla inglesa, una imagen del país centrada en la Inquisición, con sacerdotes fanáticos y gente cerril y supersticiosa.

Un libro sobre este tema, escrito por Esteban Vicente Boisseau, acaba de ser publicado en España (curiosamente, por el Ministerio de Defensa).

En La imagen de España en América (1492-1898) en el cine británico y estadounidense Boisseau afirma que la película Piratas del Caribe presenta matar españoles como un deporte. «El mensaje transmitido en Piratas del Caribe es que robar y matar a españoles, abusar de las mujeres españolas y saquear [ciudades] no solo está justificado sino que es divertido», ‘declaró Boisseau a El País.

Boisseau afirma que Elizabeth: The Golden Age, la película de 2007 protagonizada por Cate Blanchett, distorsiona la victoria inglesa sobre la Armada en 1588 al mostrar a Sir Walter Raleigh enviando barcos ardiendo para destruir la flota invasora de Felipe II.

“Ningún barco español se perdió en combate. La flota se perdió días más tarde por el mal tiempo», dijo.

Boisseau señala que en 1492: La conquista del paraíso, el thriller de 1992 protagonizado por Sigourney Weaver, España está bajo las garras de la Inquisición, y se ejecutan herejes constantemente. En realidad, solo 3,000 personas fueron ejecutadas, mientras que Enrique VIII hizo matar a 50,000 católicos, afirma.

Fuente

El libro atribuye en general a la rivalidad protestante-católica esta enfangado de la reputación de España. Hay algo de verdad en esto, sin duda. Lo que deja fuera, sin embargo, es el factor judío.

Una de las contribuciones distintivas que hacen los judíos a la civilización mundial es vilipendiar la memoria histórica de los países en los que alguna vez vivieron. De ahí todas las disparates sobre Rusia y Putin de las que está llena la prensa del Establishment. Pero antes de que los judíos odiaran a Rusia, odiaban a España. Debido a que los españoles los expulsaron en 1492. (Catalina I de Rusia ordenó que los judíos fueran expulsados ​​en 1727, pero no parece haber sido efectivo).

Es en parte por causa de los judíos que nuestra imagen de la Inquisición española es la de unos fanáticos enloquecidos que perseguían crímenes ideológicos. De hecho, fue una institución creada para lidiar con el problema de la infiltración judía. Los judíos se habían convertido aparentemente al cristianismo y se estaban infiltrando en la estructura de poder del país, incluida la de la Iglesia misma, corrompiéndolo desde dentro. Por eso se necesitaba la Inquisición.

Miremos la participación judía en las películas anti-españolas mencionadas en el artículo:

Piratas del Caribe – Director judío (Gore Verbinski)

Elizabeth y Elizabeth: la Edad de Oro – escritor judío (Michael Hirst)

1492 (una de las peores películas de Ridley Scott), escrita por Rose Bosch, quien dice no ser judía pero admite que su pareja masculina lo es, también escribió La Rafle sobre una redada de judíos en la Segunda Guerra Mundial en Francia.

También es curioso, en cierto modo, que nunca haya habido ninguna epopeya de Hollywood sobre Isabel, la Reina de Castilla. En una época en que los ideólogos feministas, en un intento desesperado por demostrar que las mujeres siempre han sido iguales a los hombres (simplemente no fueron reconocidas como tales), repasaron toda la historia, llevando a las alturas a candidatos flojos, presentando poetisas de 10º grado como si se fueran Milton desconocidos, se preguntaba: ¿por qué no se ha convertido Isabel en un ícono feminista?

Obviamente, es la líder más grande en la historia del mundo occidental. Tomó un conjunto de reinos fracturados y los convirtió en una nación, puso fin a la ocupación musulmana de España que duraba siglos, financió el descubrimiento de las Américas que cambiaría el destino de España y el mundo, trayendo una riqueza que finalmente permitiría a España desafiar con éxito al imperio otomano en la cima de su poder, que amenazaba con penetrar en Europa occidental en el siglo XVI. (Nunca sabremos cuán diferente podría haber sido la historia del mundo occidental si España no hubiera sido capaz de utilizar la riqueza de las Américas para armar a la cristiandad contra los turcos). Isabel hizo todo esto, mientras tenía una vida familiar normal con su esposo, trayendo al mundo muchos hijos, no siendo una “Reina Virgen” frígida [se refiere a Isabel I de Inglaterra]. La guerra no era algo de lo que huyera. Estuvo activamente involucrada en todo el drama de la guerra, alentando a los hombres, organizando la logística, haciendo un estudio personal de los descubrimientos de artillería para usar la última tecnología contra los musulmanes. Se atribuye a su llegada al Sitio de Málaga el cambio de rumbo de la batalla, al desmoralizar a las tropas musulmanas e inspirar a las suyas.

¿Por qué, entonces, las feministas y Hollywood la ignoran? Porque derrotó a los musulmanes y expulsó a los judíos, y fue una cristiana sincera y comprometida. Eso no se ajusta a sus propósitos. También ha habido intentos de canonizarla. Los judíos han indicado que van a cabildear furiosamente contra eso. No van a hacer una película para reforzar el caso de su posible santidad.

La verdad es que los judíos están furiosos contra España desde que fueron expulsados ​​de ella. Todavía tienen recuerdos entrañables, en su mayoría ficticios, de su «edad de oro» bajo el gobierno musulmán en Sefarad (España). Después de su expulsión, los judíos trabajaron con los otomanos contra la cristiandad. Ayudaron a los piratas musulmanes en el norte de África a planear sus incursiones en España. Querían vengarse entonces y todavía lo hacen. Un judío nunca olvida. Nosotros tampoco deberíamos.

Fuente.

1 comentario

  1. Un destacado nacionalista argentino, Federico Rivanera Carlés ha escrito varios libros muy bien documentados en los cuales desenmascara a los verdaderos artífices de la Leyenda Negra: los judíos.

    Recomiendo especialmente «Los conversos en las Indias: la historia detrás de la leyenda negra»

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*