Alianza (franquista) de Civilizaciones en León

El leonés Zapatero no haya sabido quizás nunca que Franco puso un cementerio en León para que los marroquíes caídos en la lucha contra su abuelo el Capitán Lozano (fusilado por traidor, dicen, no por republicano) pudieran ser enterrados conforme a su religión. Si el Capitán Lozano levantara la cabeza y viera lo amigo que es de moros y turcos se moriría del susto.

Nos lo cuentan en el Diario de León:

… el hoy olvidado cementerio musulmán fue un motivo de preocupación para los sucesivos gobiernos de Franco, al menos hasta los años 60. Este recinto se encontraba entonces extramuros del camposanto leonés y separado de éste por un camino de ocho metros.

En 1961, un informe municipal reconocía al director general de Administración Local que un vendaval (en 1953) había derrumbado su pared de cerramiento y que «las restantes están deterioradas y en muy malas condiciones». Cifra en diez mil pesetas los gastos de reparación y en 1.500 anuales los de su conservación. El Ministerio de Gobernación exhortó al municipio de León en 1962 «la decorosa conservación de los recintos en que descansan los que dieron su vida en defensa de España, no sólo por el respeto que merecen quienes así nos ayudaron, sino por ser lugares que visitan personalidades y comisiones marroquíes y de los países árabes y que interesa no sean origen de posibles perniciosas campañas desde el exterior», prevenía el alto cargo franquista.

Es decir, zETA, aunque no sea consciente de ello (como de otras tantas cosas), está continuando la política de «amistad hispanoárabe» de Franco. Aunque con una diferencia, aquél los sabía poner firmes; ahora es el moro quien lee la cartilla al nieto del Capitán Lozano.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*