1 Comment

  1. Y luego, en Alemania, se rasgan las vestiduras y se aprietan los cilicios porque echan a un tío del tren que se negaba a pagar, se negaba a pagar la multa y se negaba a bajarse.

    Casualmente el tío era moreno de piel.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*