2012, ¿el año del desastre?

Lo dejó caer en un comentario Carlo Gambino. No sé qué pensar; no soy dado a cábalas numerológicas. Pero la cosa está a punto de caramelo, así que cualquier cosa puede desencadenar el desastre.

Los terroristas musulmanes pueden organizar un nuevo 11S en cualquier momento. Me refiero a los terroristas declarados; los no declarados son todos los «buenos musulmanes», pues tienen la obligación de iniciar la yijad en cuanto vean que tienen la posibilidad de ganar la guerra y someter al infiel. Dinero con que financiarla no les faltará dados los altísimos precios del petróleo. La dependencia energética de un Occidente temeroso de utilizar la energía nuclear nunca habrá sido tan grande. Por el contrario, Irán tendrá para entonces la bomba atómica.

La situación interna de Occidente será lamentable. Los EE.UU. pueden estar al borde del colapso tras una crisis económica demoledora (no quiero pensar que el imán oculto Husein Obama haya estado gobernando). En Francia, el final del actual mandato presidencial de Sarkozy habrá sido catastrófico, especialmente en lo social y demográfico. La actual decepción de la derecha se habrá convertido en una irritación inimaginable. Holanda e Inglaterra estarán ya en situación de dimitud irrecuperable. Israel habrá cedido todo lo que le hayan puesto sobre la mesa, incluso más. etc., etc., etc.

Bueno, ahora que nos cuenten los cabalistas qué se dice del 2012.

12 comentarios

  1. Estando en méxico pude hablar con un indígena, un chamán (aprovecho para recordar que los chamanes no son brujos como la gente suele pensar) hablamos del calendario maya y la famosa fecha del 2012. Dijo que esa fecha representaba -para los mayas- el fin de una era, grandes cambios, etc. No sé porqué muchos toman eso como el apocalipsis.

    Lo que sí me hace cada vez más gracia es ver el afán por implantar la tecnología RFID, que a este paso terminaremos todos marcados con ese chip, entre eso y la corriente globalizadora si se cumplirá eso de que nada se podrá comprar ni vender sin el «sello», y todas las naciones estarán bajo el mismo poder con los cristianos perseguidos,etc pero dudo que aún tomando esto como los antecedentes del texto de Juán, la fecha fuera tan cercana. El 2012 está a la vuelta de la esquina.

    Que se animen a postear los aficionados a este tema y nos acojonen un poco más.

    saludos.

  2. yo soy un chileno y tengo esto desde decadas atras de que somos la ultima generacion que no llegaremos ala vegez por sierto soy cristiano y lo unico que se que viviremos o pasaremos una esperimentacion nunca antes vista ,,desde pequeño cuando fallecio mi madre en un parto demarco mi vida asi lo que se si que devo pasar esta informacion y mas importante aun de que el unico que puede ayudarnos es jesucristo amigos , la clave es esa solo el puede ayudarnos y si es por vivir,, aceptenlo

  3. A ver Daniel:

    Si eres cristiano deberías saber que ni tú ni nadie sabe los tiempos y las sazones, sólo el Padre que está en Los Cielos.

    Lo demás es superstición y brujería, por lo tanto es anatema.
    Cree en Cristo y cumples tu parte. Lo del César al César, lo de Dios a Dios.

  4. estoy con fran, es un cambio de ciclo, la cuestion es que para bien o para mal? no se les puede negar que eran unos grandes matematicos y astronomos, y es que es mucha coincidencia que justo en esta crisis global con tantas vertientes coincida

    si te interesa amdg hay muchos documentales sobre el tema, y no creo que tenga mucha coincidencia con la cabal, que eso tira mas al codigo secreto de la biblia, otra cosa curiosa

  5. Al paso que vamos, yo creo que para el 2012 estallará alguna otra «burbuja» que no sea la inmobiliaria o la hotelera. Que estamos en puertas de un cambio de época, un tiempo de conflictos, revoluciones y caos, me parece más que probable. Hay un tufillo a «fin de mundo» ahí fuera que da repeluzno.

    Dentro de poco habrá que almacenar víveres no perecederos en casa «por si las moscas» (y tabaco par el que fuma).

    Aconsejo a los previsores(o paranoícos) hacer acopio de café, azucar, aceite, arroz, fideos, algún «pata negra» (que aguantan bien), harina (o si no olvidense del sabor del pan por una temporada), jabón, champú, dentifrico, cuchillas de afeitar, papel higiénico. Para la propia supervivencia y también para el mercado negro y el «estraperlo». Algunos hasta se pueden hacer ricos. Dentro de poco más de uno cambiará el televisor de plasma de 3000 euros por un cartón de Marloboro o un par de Xibecas Damm.

    ¿Alguién ha dicho broma?

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*