Pierre Camatte: Gritaban ‘Islamizaremos el mundo’, “se pasaban todo el día recitando el Corán y tratando de convertirme”

El ciudadano francés, Pierre Camatte, liberado el pasado martes después de casi tres meses de cautiverio, describe el secuestro en manos de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI). “Me aislaron y durante todo este tiempo apenas pude comunicar con alguien“, señaló el francés, con rostro cansado y más delgado, ante una expectante delegación francesa de periodistas que acompañaron al presidente galo, Nicolas Sarkozy, en su viaje hasta Bamako para agradecer a las autoridades de Mali los esfuerzos en la liberación.

Pierre Camatte, arropado por sus compatriotas y con gesto de felicidad, explicó que el secuestro lo ejecutó un grupo de cinco hombres armados contra los que intentó defenderse sin éxito el pasado 25 de noviembre en la ciudad de Menaka, cuando comenzó su infierno.

Desde que llegó al refugio de los terroristas permaneció incomunicado con el exterior, nunca supo exactamente hasta qué remoto punto de la zona del Sahel lo llevaron, aunque fuentes próximas a los negociadores confirmaron que estuvo retenido en la región de Kidal, de las principales retaguardias de los discípulos de Bin Laden.

Creyó que su vida corría seriamente peligro por las reiterativas amenazas de muerte. Los miembros de la célula del argelino Abú Zeid que lo capturaron le lanzaban muy a menudo el gesto de degüello con el dedo y pensaba que el final le podía llegar “en cualquier momento”.

Con el rostro quemado por el sol, aspecto desaliñado y una mirada de cansancio infinito, el ciudadano francés Pierre Camatte, liberado el martes después de casi tres meses de cautiverio, sigue escuchando en su cabeza las voces de sus captores. «‘¡Islamizaremos el mundo’, gritaban una y otra vez». Camatte, que ha resistido a la dureza del Sahel y ha sobrevivido en unas condiciones muy precarias, bajo la amenaza constante de la muerte, confesó estar conmocionado por el «extremo fanatismo religioso» de los terroristas de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) que le tuvieron secuestrado desde el 25 de noviembre. «Eran jóvenes de apenas 20 años que se pasaban todo el día recitando el Corán y tratando de convertirme».

Camatte relató ayer su experiencia ante una delegación de expectantes periodistas franceses que acompañaron al presidente Nicolas Sarkozy en su viaje hasta Bamako (Malí) para agradecer a las autoridades de aquel país las gestiones llevadas a cabo para la liberación del rehén. «Me tuvieron aislado e incomunicado –explicó–. Me dieron golpes y me amenazaron con un rifle kalashnikov. Cada día pensaba que había llegado mi última hora». Camatte nunca supo hasta qué remoto punto de la zona del Sahel le llevaron, aunque fuentes próximas a los negociadores confirmaron que estuvo retenido en la región de Kidal, uno de los principales bastiones de AQMI.

El presidente francés, Nicolás Sarkozy, tras el encuentro con el jefe de Estado de Mali, Amadou Toumane Touré, se dirigió a los medios de comunicación: “Me acuerdo de los españoles y los italianos. Hay que ir a rescatarlos”. Si los tiempos fijados por Al Qaeda en el Magreb Islámico se siguen cumpliendo como hasta ahora, los tres voluntarios catalanes volverán pronto a casa sanos y salvos.

Resumen artículos de El Periódico [1] [2].

Artículo relacionado: Pierre Camatte, Francia paga el impuesto al musulmán.

Be Sociable, Share!

1 Comment

  1. Ahh, el dialogo, el talante, la alianza de civilizaciones….siempre dando en los morros con la realidad a aquellos que se piensan que “todo er mundo é güeno”, y comparte los “valores universales” del hippy-flower-power del catecismo progre…

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*