Referéndum británico: las cosas están cambiando rápidamente

20160630_farage
¿Que hace ese Junker impidiendo al fotógrafo retratar a Farage?

En su día dejé el blog porque consideré que era perder el tiempo, pues nuestros paisanos no parecían despertar ni con agua fría. Estaba convencido de que eso solo sucedería en caso de que se vieran afectados por una crisis económica que hiciera pasar hambre a una parte considerable de la población.

En España creo que será así, porque no hay ningún partido populista identitario. El principal partido populista, al contrario, es una izquierda indefinible pero en todo caso pro-Islam, pro-inmigración y anti identitaria. La cosa no tiene arreglo.

Sin embargo, en el resto de Europa, la situación política ha dado un vuelco o está a punto de darlo. Las elecciones de Austria –que van a tener que repetirse por irregularidades sospechosas- dieron un empate entre la candidatura identitaria y la proinmigración. Y el referéndum de Reino Unido –independientemente de como se ponga en práctica- ha deslegitimado a toda la clase política del continente y dado alas a los partidos identitarios de todos los países para pedir que se someta a voto la permanecía dentro de esta estructura supranacional.

La cosa no ha hecho sino empezar: en otoño tendremos las elecciones norteamericanas, con un candidato de base –a pesar de ser un multimillonario- que ha dejado en evidencia la desconexión completa de las élites del Partido Republicano -la sedicente derecha- con sus votantes. Esperemos que llegue a noviembre. No descartaría que algún “loco» acabara con su vida. Ha sucedido con muchísimos presidentes y candidatos norteamericanos. Por ejemplo, el populista Huey Long.

En 2017 tendremos las elecciones de Alemania y Francia, donde los actuales gobernantes, Merkel y Holanda, tienen cotas de popularidad bajísimas, y donde los partidos populistas están cada vez más fuertes.

Nuestros países van a entrar en ebullición política en el momento preciso en el que la economía va a entrar en una espiral destructiva histórica.

No sé si estamos ante el final del comienzo o el comienzo del final, pero las cosas van a cambiar mucho en unos meses.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*