“La manada”: ¿Pero por qué les masturbaba, “por instinto” o “para no caerse”?

El caso de “la manada” que abusó (¿de verdad?) de la guarrilla está mostrando la decadencia moral del país, y también la hipocresía de unos y la malicia de otros. Entre estos últimos están los policías locales que recogieron la denuncia, motivada por el hurto del móvil de la chica por uno de ellos.

Es evidente que no hubo violación en ningún caso. El caso no tiene nada que ver con la típica penetración violenta que asociamos con la violación. Lo que hay, según cuentan, son felaciones y masturbación. Preguntada por ello, la chica ha declarado que lo hizo “por instinto” (La Manada: Se identifica a un guardia civil y se desata la cacería política por EH Bildu y Podemos):

En esa primera denuncia y entrevista con la Policía Municipal no hay carga política. Poco a poco, los informes se van a insuflar de prejuicio de culpabilidad. Así, los policías 63 y 329 en su informe sobre los videos, ante el hecho de que activamente la denunciante masturba a uno de los miembros de La Manada, establecen que lo hace “por instinto“. Esa expresión la utilizará ella en el juicio oral, acomodando su versión al contenido previo de la causa.

La RAE define esa expresión como “un impulso o propensión natural e indeliberada”. Propensión natural no es, porque la reacción natural de la especie a la vista de una verga no es masajearla. Entendemos que quiso decir costumbre, lo que es coherente con su conducta en el día de autos.

Hay también otra versión: La Manada: ¡La Policía Foral sostiene que la denunciante agarraba el pene para no caerse!. Borracha estaba bastante, pero agarrarse a una verga “para no caese” es realmente agarrarse a un clavo ardiendo.

Mientras tanto, el caso de los diez argelinos que violaron a tres chicas menores en Alicante, una de 14 años que estuvo encerrada durante 24 horas en el piso, ha pasado sin pena ni gloria para la prensa y la sociedad española (¿Y dónde está la indignación de las feministas y podemitas con la violación de 10 argelinos a tres niñas en Alicante?).

Be Sociable, Share!

1 Comment

  1. En una situación de justicia ideal (que sería justicia ficción en la práctica) tendrían haber ido a la cárcel los 6, los cinco por salidos y guarros, y la petarda por salida y guarra con el atenuante de calientap….. (“puedo con los 5” dijo la tiarrona). Pero tenemos una justicia demasiado casposa, progresauria y evidentemente nada igualitaria, es decir discriminatoria contra el varón.

    Y como han declarado los mismos “prendas” es razonable pensar que nada hubiera pasado si después de los “guarreridas típicamente españolas”, que diría Chiquito, los “prendas” la hubieran invitado a una copa o un café. Es posible que la tía se rebotara porque la dejaron ahí como un saco de patatas después del “beneficio” y encima se llevaron el móvil con el feisbuk y todo eso.

    En fin, lo que se dice un típico rebote de hembra cabreada, y es que la mujer cuando se cabrea de verdad es para tenerle mucho respeto porque lo normal es que en lugar de darte una paliza, o un martillazo, pegarte un tiro o clavarte un puñal lo que haga es envenenarte lentamente con una gotita de veneno en la sopa diaria o, de un tiempo a esta parte, montarte un macrojuicio de dimensiones nacionales que lo flipas.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*