El Vaticano felicita el Ramadán a todos los musulmanes

Hoy 18 de mayo se inicia en todo el mundo el Ramadán, el mes sagrado y de ayuno de los musulmanes, y el Boletín de la Oficina de Prensa vaticana recoge una felicitación con tal motivo del Cardenal Jean-Louis Tauran, presidente del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso.

Bien, si uno tiene un Consejo para el Diálogo Interreligioso, imagino que este tipo de cortesías es obligado, aunque no sea probable que de la otra parte sean correspondidas. Convendría, sin embargo, hacerlas tan breves que cupieran en una tarjeta, porque el riesgo y la tentación de relativizar la verdad llevado de los buenos deseos es muy grande en estos casos.

Observen, por ejemplo, estas palabras del mensaje:

“Las reflexiones que querríamos compartir con vosotros en esta ocasión se refieren a un aspecto vital de las relaciones entre cristianos y musulmanes: la necesidad de pasar de la competencia a la colaboración”.

“En el pasado, las relaciones entre cristianos y musulmanes han estado caracterizadas demasiado a menudo por un espíritu de competición”.

¿Les parecen las palabras apropiadas de una Iglesia que se sabe mera custudia y transmisora de la Verdad salvífica e inmutable revelada por el propio Creador? ¿Pueden imaginar a un presbítero entre los primeros cristianos planteando a los paganos “pasar de la competencia a la colaboración”.

El Vaticano felicita el Ramadán a todos los musulmanes

Be Sociable, Share!

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*