Masacre en Sri Lanka: tras comprobarse que los terroristas son musulmanes los medios dejar caer excusas; el Vaticano también mira para otro lado

Mencionaron el asunto en la esplendorosa misa de Pascua a la que asistí; después ví que se trató de una auténtica masacre, con más de 300 católicos muertos. Como es habitual, las plañideras de la “islamofobia”, del racismo, etc. dejaron caer una lágrima hipócrita y en cunato se vió que los terroristas eran seguidores de la “religión de la paz” pasaron a otra cosa. Nadie lucirá cruces, ni habrá paradas públicas de la actividad con oraciones cristianas. Desde luego. Y es de entender cuando hasta el Vaticano prefiere dejar tranquilo el asunto, en vez de condenar la ideología criminal que movió a los terroristas.

Tampoco hubo denuncia de las agresiones anticatólicas por los políticos españoles, con la excepción de Abascal, no es casualidad.

Los medios quitaron pronto la noticia de la vista, y nunca llamaron a los terroristas por su nombre, prefiriendo hablar de “grupo local”:

Después presentaron pronto la matanza de Ceilan como venganza islámica por el atentado de Christchurch. Una explicación muy deficiente, aunque subjetivamente no hay duda de que el victimismo semita lo verá así. El hecho es que el islamismo –es decir, el Islam mismo- se considera perfectamente autorizado a eliminar infieles molestos donde puede, aunque pida tolerancia lloriqueando donde está en situación de debilidad.

Aquí lo temenos (Bombardeos del domingo de Pascua en Sri Lanka ‘en represalia’ por los disparos en la mezquita de Christchurch):

“La investigación inicial ha revelado que esto fue una represalia por el ataque a la mezquita de Nueva Zelanda”, dijo el Ministro de Defensa de los Países Bajos, Ruwan Wijewardene, al Parlamento de Sri Lanka.

No nos engañemos, el islamismo mata siempre que puede y le interesa, con excusas de venganza o sin ellas. En particular, tiene una especial predilección por hacerles a los cristianos la Pascua:

El 9 de abril de 2017, en Domingo de Ramos, 30 personas fueron asesinadas y al menos 70 quedaron heridas en un ataque suicida a la iglesia copta de Tanta (Egipto). Otro terrorista suicida atentó contra la iglesia de San Marcos en el distrito de Manshyia en Alejandría, dejando 16 muertos y 66 heridos.

El 27 de marzo de 2016, en Domingo de Pascua, al menos 75 personas fueron asesinadas y otras 340 quedaron heridas en el atentado suicida contra el parque Gulshan-e-Iqbal, en Lahore (Pakistán), donde los católicos celebraban la Resurrección de Cristo. También murieron varios musulmanes que se encontraban en el lugar.

El 2 de abril de 2015, en Jueves Santo, terroristas musulmanes ingresaron a la Universidad de Garissa, en Kenia, y asesinaron a 148 estudiantes cristianos, dejando también más de 70 heridos.

Ya me dirán qué represalias justifican esas matanzas.

Aparte de la ocultación del culpable (el-Islam-mismo) por los medios de comunicación del mundo libre, y de la búsqueda de excusas de mal pagador, algunos han ido más lejos, presentándoles como una comunidad oprimida (Mientras Sri lanka está en duelo, el Estado Ilslámico declara la autoría del atentado):

En los 26 años de guerra civil, los tigres tamiles, un poderoso ejército rebelde conocido por el uso de terroristas suicidas, finalmente fueron aplastados por el gobierno en 2009, pero tenían pocos antecedentes de atacar a los cristianos. El fanatismo anti-musulmán alimentado por nacionalistas budistas ha barrido el país recientemente, pero no hay historia de militancia islámica. Su pequeña comunidad cristiana solo ha visto incidentes dispersos de acosadores.

Es decir, según esta lógica, los tamiles oprimieron a los musulmanes, pero no a los cristianos (¿Por qué sí, o por alguna razón?), así que hay que comprender que ahora los musulmanes masacren a los cristianos.

Bueno, ahora viene lo más grave: Al Vaticano tampoco le interesa (La tibieza de Roma hacia los mártires de Sri Lanka indigna a los fieles):

Vatican News, la voz oficial de la Curia en Internet, ahora en las leales manos de Andrea Tornielli, hace esa misma interpretación, desleyendo la autoría islámica y acentuando el invento de que el ataque estaba dirigido contra la convivencia entre religiones.

No hay duda, esto es solo explicable porque el Vaticano, cn Bergoglio al frente, está alineado al 100% con las políticas mundialistas de destrucción de la Iglesia: Con beso, Papa y el gran imán de Al-Azhar sellan pacto de fraternidad.

Está previsto en el Apocalipsis. La única discusión que cabe es si el Antocirsto es ya este o vendrá alguno peor.

Be Sociable, Share!

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*