Misión a Moscú, propaganda pro Stalin made in Holliwood

http://layijadeneurabia.com/2017/07/28/postales-del-fin-del-mundo-policia-musulman-negro-de-la-cuota-de-minorias-mata-mujer-blanca/

Acabo de ver esta película de propaganda soviética hecha en los EE. UU. en favor del régimen estalinista. Es una película documental que lleva a la pantalla las memorias del ex embajador de Estados Unidos en la Unión Soviética, Joseph E. Davies.

Es una propaganda comunista tan descarada que casi da la risa. Cuando se piensa que un embajador de yanquilandia se comió todas las mentiras que le sirvieron con tanto gusto, o al menos así nos lo presenta, y que además nos las quiere vender, no queda sino rascarse la cabeza y desconfiar de todo lo que los demócratas del mundo dizque libre en que vivimos nos pongan en la pantalla o en letra impresaLa película ofrece una visión unilateral de los juicios de Moscú, racionaliza la participación de Moscú en el Pacto Molotov-Ribbentropy la invasión soviética de Finlandia, y retrata a la Unión Soviética como un estado que se estaba moviendo hacia un modelo democrático, una Unión Soviética comprometida con internacionalismo. El libro era vago sobre la culpabilidad o inocencia de los acusados ​​en los juicios de Moscú, pero la película retrata a los acusados ​​en los juicios de Moscú como culpables a juicio de Davies. También mostró algunas de las purgas como un intento de Stalin de librar a su país de los quinto columnistas proalemanes. Algunos quintos columnistas se describen en la película como actuando en nombre de Alemania y Japón. La película «defiende las purgas, completa con un cuarto de hora dedicado a argumentar que Leon Trotsky era un agente nazi «. En la película, Davies proclama al final de la escena del juicio:» Basado en la práctica de juicio de veinte años, me inclinaría a creer estas confesiones».

Lo dicho: propaganda comunista de la peor especie. La puntilla:

Cuando se mostró en Moscú, a pesar de toda la buena voluntad, las personas que la vieron lo consideraba una comedia, su representación de la vida cotidiana promedio en la Unión Soviética aparentemente fuera de lugar para 1943. «Cuando el compositor ruso Dimitri Shostakovich lo vio, observó que ninguna agencia de propaganda soviética se atrevería a presentar mentiras tan escandalosas».

Es bien sabido que la ciudadanía de los países excomunistas resulta mucho menos moldeable que la del mundo libre ante la propaganda igualitaria, trasgénero y multiculti. La cosa ya estaba sembrada hace 70 años.

Con ustedes: https://vimeo.com/113023582

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*