1 Comment

  1. Por supuesto, hay que dejarlos solos entregados a su diversión favorita: matarse mutuamente.
    Ahí, dentro de sus países que pongan todas las bombas y monten todas las degollinas que quieran.
    Eso sí que tengan claro que al que saque la cabeza por la frontera le clavarán una bala de Uzi en la frente.
    Sería lo ideal…..

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*