Sentencian a 40 latigazos a mujer periodista por usar pantalones

Para que se entere quién lleva los pantalones aquí, pensarían los sayones mayomentanos.

Os dejo sin mas la noticia, que compio de un interesante blog colombiano:

Sentencian a 40 latigazos a mujer periodista por usar pantalones

La periodista se llama Lubna Husein y tiene la sentencia de recibir el castigo impuesto por el código legal islámico. ¿Cuál es la acusación? ¿Robo, asesinato? No, ¡usar pantalones!

mujer-sudan-latigazos

Y es que en la capital sudanesa, Jartum, donde fue detenida hace dos semanas en un café, llevar puesto pantalones en el caso de una mujer es considerado “inadecuado” e “inmoral”.

De hecho, el día de ayer se iba a confirmar la sentenia, que consiste en 40 latigazos, pero su abogado abogado alegó que ella goza de inmunidad por trabajar para la ONU y logró aplazar la resolución.

Ella no está sola, pues durante el juicio, numerosos periodistas se dieron cita y rotagonizaron un forcejeo con las fuerzas de seguridad, que usaron porras e impidieron que se filmaran los incidentes. También decenas de mujeres presenciaron el juicio, algunas ataviadas con tejanos y otras enarbolaron pancartas en las que denunciaban la violación de los derechos humanos.

Aistieron representantes diplomáticos de las embajadas de Francia, España, Canadá y Suecia, así como políticos sudaneses y miembros de la Federación Femenina Sudanesa. Lubna dijo que ella desea “librar una batalla jurídica para demostrar la inconstitucionalidad de la ley del orden público que condena con latigazos a las mujeres”. “Considero que la ley infringe la Carta Magna” , añadió.

Lubna escribe en publicaciones sudanesas en las que critica la situación del país, a su régimen y a los extremistas islámicos.

Sudán, un país con una población mayoritariamente musulmana, es uno de los más estrictos en la región en asuntos relacionados con la moral pública. En gran parte del país rige la “sharia” o código legal islámico.

¡Que triste y degradante código!

Más: La Policía sudanesa dispersa a los seguidores de la periodista que se enfrenta a 40 latigazos

Gracias, Desafecto.

4 comentarios

  1. Pues. perdonad, pero yo vuelvo a lo mismo, son sus leyes y sus costumbres y tradicciones, si las rompen saben a lo que se exponen. Quizás si nosotros no hubiésemos sido tan permisistas con muchos temas no andariamos como andamos.
    Los pantalones es lo de menos, la rebelión social es lo que están castigando

  2. Claro Iskander, yo estoy de acuerdo contigo. Lo que sucede es es esto es lo que quieren para nosotros los millones de moros que se han colado en Europa. Es lo que nos espera si no tomamos medidas drásticas.

  3. el error más común y difundido que padecemos los europeos se lo debemos a j j rousseau, creo, que al difundir la ilusión de que existe el ser humano universal y homologable, nos hace creer que un moro es igual que un cristiano. Me explico: quienes se creen ciudadanos del mundo y no aprecian que no existe el «hombre» abstracto, sino pueblos, razas, culturas y religiones diferenciadas, pretenden que se apliquen las mismas leyes y normas morales a todas las naciones. Esto es un sinsentido que va contra la realidad. Por eso fracasarán todos las filosofias universalistas, que pretenden un gobierno mundial, una religión mundial etc… Entre esas filosofias universalistas están la masoneria, el socialcomunismo, elo islamismo, etc. En el caso del cristianismo opino que está históricamente vinculado a la cultura greco-latina y que es dificil que arraigue entre
    asiaticos y africanos, quizas la única excepción sea la nación filipina… En fin es sólo una opinión…
    Resumiendo: es poco realista pretender que pueblos no europeos se rijan por principios ajenos a su idiosincrasia… Quienes pretenden «integrar» a musulmanes asiáticos o semitas pretenden
    un imposible y además el resultado de ese intento es provocar confrontación, romper la cohesión social, etc… Aunque quizas eso es lo que se pretende… por aquello de «divide et impera».

Responder a Joana Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*