Delirios sufíes sobre la historia de España (1) [REPOSICIÓN]

Califico como delirios esta historia mentirosa sobre el Islam en España del centro Sufí Valencia Samarcanda que pide un fisking a gritos. Vamos a ello. Empieza el artículo achicando espacios al acusar al Islam real de repulsivo y de «baja calidad»:

España es el país occidental que cuenta con el menor núcleo de población islámica nativa (…) Desde hace unos diez años existe una comunidad de inmigrantes, mayoritariamente magrebí, que ya alcanza las 800.000 almas, dispersa por todos las provincias del estado; pero lamentablemente, tanto por la escasa calidad de su Islam como por los prejuicios culturales enraizados en ambas comunidades, no ejerce una función relevante en nuestra sociedad, pudiendo ser considerada como el «ghetto árabe de tendencia wahhâbî», que es como decir el mejor sistema que se conoce para hacer repulsivo el Islam para los españoles.

Estos neosufíes españoles deberían saber a poco que leyeran y viajaran que el Islam realmente existente es, en efecto repulsivo y el suyo un delirio de su imaginación. Tampoco ellos son los moderados que pretenden.

Sigue con una denuncia de «la mayúscula falsificación de nuestra historia nacional». En particular, de «tres nociones históricas fraudulentas que, con cerrada obstinación, el sistema educativo español se empeña en mantener en los libros de texto». Desgraciadamente esto no es así. En nuestras escuelas se proporciona cada vez más una historia falseada muy similar a la que mantienen estos señores. Vamos a ver las nociones fraudulentas.

1.- La invasión árabe de la peninsula ibérica en el año 711. Desde los primeros trabajos de Olagüe hasta nuestros días, entre los más relevantes investigadores ha ido tomando cuerpo la evidencia de que la conversión al Islam de los monarcas visigodos y de su reino fue la consecuencia lógica de una predicación que había tenido lugar más de medio siglo antes y no de una absurda, imposible y fantasiosa invasión árabe. (…) El Islam zanjó mediante una revolución interior la larga y penosa confrontación entre arrianos y católicos por la hegemonía espiritual de la monarquía visigoda y nadie vino a imponer ideas a la fuerza al pueblo español.

Olagüe es uno de los mantras de los neomusulmanes españoles. Aquí está un resumen de sus tesis. Y aquí otra versión distinta sobre la Invasión árabe de España.

2.- El concepto fraudulento e ideológico de «Reconquista», reforzado enormemente por el régimen del general Franco, trata de ocultar una invasión por motivos económicos, perpetrada por nuestros vecinos del norte y alimentada desde Roma, que se prolonga durante 7 siglos. Ninguna «reconquista» puede durar setecientos años. Para más inri los reinos que tras la primera invasión carolingia liderarían la conquista de al-Andalus para el poder cristiano de Roma, son los que hoy los modernos patriotas nacionales consideran separatistas anti-españoles.

Para nada. La rebelión contra el invasor fue autóctona. El nucleo principal fue el asturiano, no la Marca hispánica carolingia. Pelayo se alzó inmediatamente, y los astiruanos y sus continuadores, los leoneses, actuaron muchas veces contra Roma: La tumba de Santiago frente a la de San Pedro, fue un intento de atraer peregrinos que en otro caso irían a Roma. Santiago rivalizó con Roma, se insinuaba que tenía precedencia sobre San Pedro. España no fue un proyecto europeo, sino autóctono.

El desarraigo del Islam duró en efecto 700 años, si no se le quiere llamar reconquista se le puede llamar otra cosa, no vamos a discutir por eso. Hay que tener en cuenta que no hay muchos países que hayan conseguido erradicar el Islam. El último comentario tiene su gracia, pero quienes tienen que dar una explicación son entonces los secesionistas, ¿o es que pretenden estos simpáticos sufíes que los separatistas pretenden desvinciularse de una España que consideran musulmana? ¿Sabrán estos señores que después de Andalucía es Cataluña la región donde más inmigrantes mahomentanos -esos que tanto les repugnan- se establecen?

3- El infame concepto de expulsión, que pretende presentar como extranjeros que son devueltos a sus tierras de origen, a una cantidad tan importante de españoles «moriscos» que no se diferenciaban en nada de los que se quedaban, por el pecado por lo visto imperdonable de querer mantener la religión de sus antepasados.

Aquí los sufíes se confunden. Si se habla de «expulsión» es porque se está de acuerdo en que estaban establecidos en españa, si se les considerara «inmigrantes» se hablaría de repatriación. En cuanto al pecado, parecen olvidar estos sublimes mahometanos que se alzaron varias veces, que estaban en colusión con los piratas berberiscos y que contaban con el apoyo del Turco, enemigo acérrimo del Imperio Hispánico. Yo tampoco entiendo la «expulsión», cuando pudieron ser intercambiados por los cristianos cautivos y esclavizados por los berberiscos, o utilizados en las galeras en justa reciprocidad.

Sería lamentable que todavía alguien se llamara a escándalo, pero en realidad el concepto de cristiandad, que se quiere considerar tan consustancial a la identidad española, es en realidad el fruto de la imposición desde una minoría feudal a una población mayoritariamente musulmana, de un sistema de creencias absolutamente ajeno a su idiosincracia. El pueblo en definitiva, mediante el uso metódico del terror, padeció una continua represión religiosa, jurídica y militar que terminaría obligandole a adoptar usos y costumbres que en muchos casos eran inventados exclusivamente para reforzar la represión contra su libertad de conciencia. Así, no es de extrañar que el pueblo español haya acabado interiorizando esa sensación de ilegalidad, incluso de culpabilidad, que le hace susceptible de ser dominado por el primer bruto más o menos violento que lo amenace verosímilmente con la intervención de los viejos poderes fácticos. Así, todavía es dificil de entender para un español de nuestros días que las creencias religiosas no vengan acompañadas del abuso de la fuerza, la tortura y la marginación.

Encima eso. Solo le faltó añadir que se castiga el abandono del catolicismo con la pena de muerte.

13 comentarios

  1. No sé si el contacto con el contracultural sufismo te ha provocado una alucinación transitoria. Mi visión de la historia de España y la de estos «sufís» es «esencialmente» opuesta.

    Yo hablaba del carácter «esencialmente belicoso» de las religiones del libro, que la historia acredita de sobra. Esto no quiere decir que sean idénticas, como quieres dar a entender.

    Que relaciones mi punto de vista con la de alguien que relaciona el catolicismo con el «abuso de la fuerza y la tortura» me parece sencillamente repugnante.

    Lo que yo dije, manipulador AMDG, es que la religión católica necesitó -como cualquier otro culto nacional- de la coacción gubernamental y del monopolio del estado. Creo que estos son hechos difíciles de negar. La inquisición fué una institución fundamental en el mantenimiento del catolicismo durante siglos, que no habría podido desempañar sus funciones sin un brazo secular al que «relajar» sus sentencias. Confundir esto con la metodología negrolegendaria (los inquisidores apenas utilizaron la «tortura», como muestra Joseph Pérez en su estudio) o «anti-española» son sólo ganas de enturbiar la discusión. Estos son hechos históricos, simplemente. Un español no debe avergonzarse de la inquisición por la misma razón que no nos engañamos de tener mandíbula porque los homo antecessor las emplearan para deglutir carne humana.

    Pero si los sufíes españoles dicen que el sol es redondo, no voy a decir yo que es cuadrado, claro. La «reconquista» fué, en efecto, una ideología, lo que no significa que fuera falsa. Y asociarla exclusivamente con el «franquismo» es un disparate.

    El proceso de la «reconquista» fué esencialmente «autóctona», y si se caracterizó por algo fué precisamente por la oposición a Roma, empezando por el carácter específico del catolicismo español (que estudia muy bien Stanley Payne) y siguiendo por la invención de las reliquias de Santiago, en directa competencia con las de Pedro en Roma (recordemos que a los primeros papas no se los conocía como «vicarios de Cristo», sino como «vicarios de Pedro»).

    Parecías una persona inteligente, AMDG, por eso no sé a qué venía un comentario tan manipulador y malicioso.

    Salud.

  2. Entre los siglos VIII y XIII todo el tercio norte peninsular no se consideraba «Spania» ya que esta era al´Andalús. Sobre esto no hay dudas, vistas las cronicas latinas asturianas y otras eruropeas. En concreto las cronicas latinas asturianas, alemanas, y francesas, designan como españolas a las tierras musulmanas de al´Andalús, asi la «Marca Hispanica» era la frontera o tierra de «nadie» ocupada por los francos, tras la cual estaba la España andalusí. Fueron los «franceses» principalmente, los que ocuparon el tercio norte peninsular, y forjaron el Camino de Santiago predicando el catolicismo contra los cristianos mozarabes y musulmanes españoles o andaluces.

  3. Inquisidor, puede incluso que tengan subvenciones. Mansur Escudero tiene el púlpito de la UNED -la universidad mas grande de España- a su disposición.

    http://noticiasdeeurabia.wordpress.com/2006/06/20/la-uned-nos-predica-el-islam/

    Eduardo, «carácter esencialmente belicoso». No lo veo en judaísmo ni en cristianismo, como doctrinas. El Cristo solo una vez se portó como un energúmeno, contra los mercaderes del templo (un pronto progre lo tiene cualquiera). En cuanto a historia, la mayor parte de la predicación se hizo sin violencia. Aunque por supuesto es más efectiva cuando se dispone de un brazo secular poderoso.

    > «la religión católica necesitó -como cualquier otro culto nacional- de la coacción gubernamental». Tautológico, como «culto nacional» la coacción va de suyo. ¿Pero por el lado del culto o del nacional?

    La Inquisición se utilizó contra la peligrosísima secta cátara (peligrosa socialmente) y contra los criptojudíos en España, que estaban poniendo en peligro la cohesión social por el resentimiento del pueblo ante su éxito social y económico. Es decir, tuvo un uso más social y político que doctrinal. Los Habsburgo no la necesitaron en Austria (creo). Yo no estoy avergonzado de la Inquisición, a la que dedico encendidos elogios. Ni de tener como antepasados primates carroñeros. Eso para los que sacan pecho de pertenecer a “pueblos antiguos”.
    No era malicioso.
    Era solo un picotazo. Lo quité un 😉 porque quedaba como discusión amañada. Por supuesto, el «mas o menos lo que piensa Eduardo» se refiere solo al «último párrafo».

    Incrédulo, no me lo creo. ¿De dónde sale el término «Spania»? Me parece que te inventas muchas cosas. Por descontado que consideraban España la parte ocupada… La “Marca Hispanica” no era ninguna frontera ni tierra de “nadie”, y era hispánica. Y el resto está a la altura, es precisamente lo que dicen los sufíes.

  4. Y la siguen queriendo ocupar (mensaje del novio de Bin Laden de hace algunos días).

    La Inquisición se usó desde siempre para eliminar a los adversarios políticos y minorías molestas. Tuvo, como bien se ha dicho, una aplicación social y política principalmente, la religioso es secundaria. A los judíos se los expulsó para robarles las riquezas que poseían, ya que la mayor parte de la nobleza de la época de los siglos XV-XVI estaba arruinada. A los musulmanes se los expulsó por las revueltas de las Alpujarras (vamos, por tocar los cojones al rey de turno).

    La Reconquista es algo real, que duró 8 siglos por la división de los reinos cristianos (que cuando se hicieron fuertes comenzaron a guerrear entre sí). De no ser así, quizás se habría acabado en cuanto ¿200 – 300 años? Y de todas formas todos los reyes cristianos de España prácticamente tenían como utopía recuperar la tierra perdida ante los invasores imperialistas musulmanes (hablando con propiedad ;)). Por poner un ejemplo, Sancho III de Navarra (1000-1035) grabó en su tumba: Aqui yace Sancho… rey de todas las Españas. Vamos, más clarito del sentimiento de los cristianos de la época agua.

    P.D.: Por cierto AMDG, ¿ya estás creando crispación? 🙂

  5. Me parece que hay que aclarar algunas cosas:
    1- Al Wándalus significa «la tierra de los Vándalos», y es el nombre que pusieron los habitantes de la Mauritania Tingitana (actual marruecos)a España (Hispania, ¿recuerdan?), por ser de donde provenían los vándalos, sus invasores en el siglo V. Por tanto, no guarda relación con ningún concepto musulmán, ni tiene límites concretos.
    Su identificación con lo «arabe» o «morisco» tiene lugar a lo largo del siglo XIX, principalmente gracias a los viajeros románticos,para quienes monumentos como la Alhambra o la mezquita de Córdoba (construída sobre la catedral visigoda) eran el colmo del exotismo.Ellos fueron en buena responsables de haber creado una serie de tópicos acerca de Andalucía.

    Una vez invadida España por los musulmanes mauritanos («moros» en nuestro idioma, no magrebies), se le aplicó el topónimo existente en la lengua de los invasores, y sus límites se fijaron en los territorios ocupados. Así que menos lobos. Por las mismas, aún tendríamos el imperio español.

    2-Todos esos personajes que tanto amenazan con «recuperar» estas tierras porque alguna vez hubo musulmanes en ellas, deberían volver la oración por pasiva: los países de la rubera sur del Mediterráneo, la actual Turquía y Oriente Medio, fueron cristianos, y en algunos lugares, por más tiempo que musulmanes. ¿para cuando la recuperación?.

    Y, por cierto, si creen tanto en ese argumento, ¿por qué siempre están luchando contra Israel?.
    ¿Tan difícil sería hacer realidad el viejo dicho: cada uno en su casa y Dios en la de todos?

    3- El informe que, en tiempos de Felipe III, se realizó acerca de la expulsión de los moriscos, dejó muy claritos los motivos: eran violentos, no se asimilaban, guiaron a los piratas para apresar poblaciones enteras, torturaron, quemaron iglesias… toda una alianza de civilizaciones. Y el mito de que la agricultura decayó tras su marcha debe matizarse, pues no todos se dedicaban a ella.

  6. No esta claro el rollo vandalo ese de al´Andalús, pero no es el único, otros investigadores aseguran que viene del germano Landlous traducido como tierra de suerte o sorteo, otros afirman que viene del bereber Annalus traducido como gran rio o valle humedo y fertil, etc, etc. Lo de moro está menos claro aún, aunque quizás simplemente signifique moreno añadido a lo musulman. Durante el apogeo del imperio otomano esta voz estuvo a punto de ser sustituida por la de turco o berberisco a gusto de cada cual, sin mencionar lo de caldeos, agarenos o sarracenos. La cuestión es que tanto los españoles como los árabes tipicos medios actuales, comparten la idea falsa de que al`Andalús fue o es de ellos, sin contar con sus habitantes históricos claro, o el mero contraste de las fuentes históricas en sentido amplio, asi el árabe se cree la misma clase de patrañas que alimentan los españoles y viceversa o sea la «dominación árabe y la reconquista» como mitos comunes. Ahora bien el pluralismo real humano no descarta su unidad en todos los ambitos de convivencia y ésta es la pura verdad extraible y objetiva. La libertad de culto como verdadera sintonia humana implica unos minimos respetos entre todos los españoles o andaluces, sean judios, cristianos, musulmanes, etc, etc.

  7. Solo decir que el foco de resistencia no fue asturiano fue cántabro. Asturias fue ocupada durante más de dos años. Fue al intentar Muza (saliendo de Gijón por cierto) la toma de Cantabria cuando comienza realmente la recuperación de territorios. También se os olvida que el avance adopcionismo arrianista fue detenido por el Beato de Liébana (Cantabria) en su polémica con el arrianista arzobispo Elipando de Toledo. Asturias ya estaba plenamente tomada por los visigodos adopcionistas que solo encontraron firme oposición por parte de los cántabros. Ya está bien de que se nos robe la historia a los cántabros para que se la repartan entra castellanos, vascongados y asturianos.

2 Trackbacks / Pingbacks

  1. Eurabian News » Blog Archive » Delirios sufíes sobre la historia de España (2)
  2. "La tragedia de los moriscos" - P

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*