4 comentarios

  1. Fíjense en la pinta de bribones que tiene la mayoría. Farsantes, vividores, caraduras, viciosos, degenerados. Tienen por regla general todo el aspecto de ser asiduos frecuentadores de saunas gay y otros lugares de «ambiente». No me extrañaría que muchos de ellos llevaran bragas de encaje debajo de los hábitos.

    Cuando llegue el arcángel ese de la espada flamigera, va a tener faena. ¡Por Dios y la Virgen!

    En serio, ¿ese bizarro conjunto transmite virtud y espiritualidad? ¿O más bien suda pecado y depravación por todos sus poros?

    http://www.iglesiaepiscopal.org.co/bishops.htm

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*