Francia: Musulmana recibe 2000 euros de compensación por romperse el virgo jugando

Esta sí que es buena (Marseille: Girl awarded 2,000 euro for hymen injury):

On December 7th, 2006, a 7 year old girl was pushed by a classmate in the restroom in a school north of Marseille. She fell down to the floor thereby leading to the tearing of her hymen. A ‘commonplace’ accident, and of little consequence, except if you’re Muslim.

This was the argument put forward by the girl’s family, who claimed 10,000 euros for moral and physical damage from the insurance of the school-girl responsible for the fall. The court, and later the appeals court in Aix-en-Provence judged that a certain and direct casual link between the hymen’s rupture and the inability to stay in compliance with religious beliefs was not established.

They did however grant her compensation of 2,000 euro since the tearing of the hymen not only indisputably caused physical pain, but the girl also lost the opportunity to approach her first intimate relationship under the same conditions she could claim had the accident not occurred.

Le dio un empujón una compañera y se le rasgó el precinto, lo que le causó daño y le impedirá “acercarse a su primera relación intima en las mismas condiciones que si el accidente no hubiera ocurrido”

Ya hemos dicho que para los musulmanes la virginidad es una paranoia: El Islam o la perversión de la virginidad

Aquí cuentan de otro caso muy distinto. Una chica musulmana va a perder un ojo a consecuencia de la paliza que le dieron sus padres y hermanos por chatear por Internet: France : une adolescente musulmane gravement blessée à l’oeil suite à un tchat sur Internet. . La retuvieron en casa una semana, pero la llevarla al oftalmólogo tuvoieronj que descibril el pastel.

3 comentarios

  1. yo conozco gente que tambien se les ha roto el virgo y de muchas maneras como haciendo deporte o jugando y no les han pagado nada al contrario han tenido que pagar ellas porque han tenido que ir al hospital

  2. La importancia del virgo entre los musulmanes viene determinada ante todo por su valor «comercial». Una joven virgen se puede «colocar» a un buen precio a un candidato interesado; una que no lo fuera (aunque su desfloramiento hubiera sido accidental, sin penetración peneana) pierde todo valor monetario para la familia de la joven: la «mercancia» está averiada y es considerada un «saldo». Es por eso (y no por ninguna otra razón) que los musulmanes no quieren por regla general que sus hijas vayan a clase de ginmasia, donde los ejercicios físicos pudieran ocasionar el desgarro indeseado.

    Bonita cultura, ¿no es cierto?

Responder a John Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*