Postales del fin del mundo: La transgénero dragón

Eva tiene cuernos, una lengua dividida y un arte corporal reptiliano. Su nariz y orejas fueron reducidas a tocones.

Eva Tiamat Medusa, una mujer transgénero de Bruni, Texas, cree que es la “persona transgénero más modificada del mundo”.

Ella también “se identifica¨ como un dragón, y ha gastado más de £ 42,000 transformándose en un reptil.

El viaje de Eva para convertirse en dragón comenzó cuando, mientras vivía como un varón, le diagnosticaron el VIH. Ella se determinó ‘no morir como humana’.

Dejando su trabajo como vicedirectora en un banco, Eva comenzó a transformarse en el reptil que siempre había deseado ser, alegando que después de haber sido abandonada por sus padres a la edad de cinco años, había “nacido de nuevo” bajo el cuidado de una serpiente de cascabel.

¡Que horrible! Transexual de Texas mutila cuerpo para convertirse en trans-dragón (VIDEO)

Be Sociable, Share!

1 Comment

  1. Forma parte del culto a la Serpiente, es decir al Demonio.

    Hay ya varios personajes como estos y es una señal mas de que ha sido removido el “katejon”: la proclamación de la Verdad por la Iglesia. Ya no se proclama la verdad sino la mentira por parte de una iglesia conciliar pseudoprofética (si Bergoglio no es el pseudoprofeta no está muy lejos entonces) que eclipsa a la Iglesia Católica. Una iglesia conciliar eclipsante que solo es capaz de emitir tinieblas, o en cualquier caso no dice la verdad porque al no ser espiritual y doctrinalmente católica no puede hacerlo.

    Estos pobres idiotas reptiles en realidad están haciendo un culto satánico. Algunos lo harán siendo plenamente conscientes, otros por simple estupidez. Me recuerda al libro Juana Tabor-666 de Hugo Wast y una de sus “profecías”, cuando la gente se tatuaba un 666 sencillamente porque estaba de moda, dando culto a Satanás de forma “involuntaria” o mas bien inconsciente. Lo vemos hoy no solo en estos pobres desgraciados reptilianos sino hasta en las cosas mas sencillas, como por ejemplo la costumbre de saludarse con el signo demoníaco de los cuernos (dedos índice y meñique) porque está de moda, es muy rockero, muy guay, muy moderno, mola mucho, etc…

    Otra de estas modas es la de Jalogüín. Y los primeros en apuntarse a estas modas son no pocos católicos conciliares. Sé de lo que hablo, lo veo con mis propios ojos en gente de mucha tradición católica, pero abducidos por el pseudo-catolicismo conciliar.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*