Monaguillo incendia catedral

Creo que se trata de un caso clarísimo de cría cuervos…

Demandante de asilo, de Ruanda, 39 años, empleado de la diócesis: monaguillo de la catedral de Nantes desde hace varios años.

Ha confesado. Dice que tiene remordimientos y está superado por las circunstancias… Vaya, quizás quería quemar solo unos bancos. El dean de la catedral dice que era de confianza y nunca sospechó nada. El organista dice que era muy educado. Lo normal, buenos tipos, dan los buenos días, nadie sospecha nada… Tampoco nadie es capaz de llegar a la conclusión practica: si es imposible reconocer a los peligrosos, ¿no será mejor protegerse de todos ellos? Lo que hace quien no distingue las setas, para que se entienda.

La clave: había pedido papeles y escrito correos a miembros de la diócesis para reclamar ayuda. Saquen sus conclusiones.

Como suele ser el caso, cuando el criminal no es europeo no nos ponen la foto, por lo de la «amalgama».

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*