Emmanuel Todd, otro intelectual de origen judío progre y pro islámico

Tras leer este artículo (Emmanuel Todd a choisi son camp) he hecho una investigación sobre su persona: origen judío, progre y pro islámico. Una combinación lamentable.Se hizo famoso por prever el colapso del comunismo en los años 70, basándose en la tasa de natalidad.

Aquí concede una entrevista al diario argelino El-Watan, próximo al grupo islamoterrorista FLN. Sus declaraciones no tien desperdicio:

“Il n’y a aucune raison d’avoir peur de l’Islam”

“La France est menacée dans son industrie, pas dans son identité”

“Les jeunes des banlieues qui caillassent la police sont des gamins insupportables, comme je l’étais à leur âge”

“Le milieu intellectuel parisien est dans une dérive parareligieuse, dans une islamophobie latente. Il existe une forme de crispation identitaire, une angoisse à la désoccidentalisation du monde”

“Les pays musulmans sont entrés dans la modernité”

Traducción de Google :

“No hay ninguna razón para tener miedo del Islam”

“Francia se ve amenazada en su industria, no su identidad”

“Los jóvenes de los suburbios que atacan a la policía son niños rebeldes, como lo fui yo a su edad ”

“Los países musulmanes han entrado en la modernidad”

Es penoso. Los judíos tuvieron que abandonar el norte de Africa tras la descolonización. Ahora tienen a los musulmanes en Europa, y sin embargo los defienden hasta con la mentira flagrante.

Be Sociable, Share!

1 Comment

  1. La responsabilidad de los “intelectuales judíos” y las organizaciones judías en la invasión alógena de Francia está fuera de toda duda. No son, ni de lejos los únicos culpables, pero su rol en esa historia está probada.

    Sólo uno pocos de entre ellos han empezado a “rectificar el tiro”, y se han puesto en primera línea contra la islamización del país vecino, por ejemplo Alain Finkielkraut.

    El creciente antisemitismo de la población musulmana de Francia no es sin duda ajeno a esta rectificación.

    Voy a decir una cosa muy mala de los judíos (de esos judíos que siempre están “jodiendo la marrana”) en relación a esa chocante y contraproducente benevolencia de muchos de ellos ante la islamización de sus países (porque se trata de sus países ¿o no?)

    Hay una fábula (¿Esopo, La Fontaine?) que cuenta la siguiente historia: un escorpión quería cruzar un río y no veía la forma de hacerlo por sus propios medios. A una rana que andaba por ahí cerca le pide que lo lleve a la otra orilla sobre sus espaldas. La rana se niega pues sabe que si el escorpión le pica se puede dar por muerta. El escorpión le responde con el argumento de que si le pica entonces los dos morirán pues él no sabe nadar. Esa es la garantía de que no le va a clavar el aguijón. La rana se convence y acede al trato. En medio del río el escorpión le clava el aguijón. La rana moribunda le dice: ¿Por qué has hecho eso, insensato? ¿Ahora vamos a morir los dos! A lo que le responde el escorpión: tienes toda la razón, ¿pero que quieres que le haga? ¡Es mi naturaleza, no pudo ir en contra de ella!

    ¿Hace falta exponer qué clase de extrapolación hay que hacer en este caso?

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*